El Comercio

El monumento de la plaza de España, ya sin el medallón de Fran-co, que fue retirado el año pasado.
El monumento de la plaza de España, ya sin el medallón de Fran-co, que fue retirado el año pasado. / M. ROJAS

El Ayuntamiento retira los títulos honoríficos a Franco y a otras figuras de la dictadura

  • El PP defiende su abstención porque la propuesta no respeta el «pluralismo» y «espíritu de concordia» de la ley

Federico García Sanchiz casi inventó un género: la charla. Fue académico de la Lengua y de las Artes, en su Valencia natal. Olvidado como novelista y ocasional periodista, se ganó la vida hablando. Durante 20 años, llenó teatros de España y América dando 'charlas'. Durante la guerra civil, recorrió la retaguardia de los sublevados y, ocasionalmente, el frente hablando de los «valores universales de la Patria» y apoyando la rebelión. En 1937, recayó en un Oviedo en ruinas, tal vez para loar el valor de 'La Gesta', cuyos 'defensores' recibirían días más tarde la Laureada de San Fernando. De paso, el Ayuntamiento decidió concederle el título de Hijo Adoptivo de la Ciudad. Ayer lo perdió.

La Comisión de Honores y Distinciones decidió, con los votos a favor de los tres grupos del equipo de gobierno y de Ciudadanos y la abstención del PP, retirar al valenciano la distinción, junto con los títulos y distinciones concedidos en su día al generalísimo Francisco Franco Bahamonde, al general Juan Yagüe, al comandante Gerardo Caballero, al coronel Antonio Aranda y al capitán general José Daniel Lacalle.

Los cuatro primeros no necesitan presentación o, al menos, suenan del callejero de la ciudad, donde siguen a la espera de que los tres grupos de gobierno cierren un acuerdo para cambiar, según recordó ayer el Ayuntamiento en cumplimiento de la Ley de la Memoria Histórica, sus nombres.

En realidad, el acuerdo municipal de ayer borra una serie de otros anteriores. El del día 26 de octubre de 1936, nueve días después de que las columnas gallegas alcanzaran la ciudad sitiada por la República, el Ayuntamiento hizo Hijo Adoptivo al 'comandantín', Francisco Franco Bahamonde. Treinta años después, le concedió la Medalla de Oro de la ciudad, que también pierde. Juan Yagüe era hasta ayer Huésped de Honor, una distinción desaparecida e Hijo Adoptivo, título que también tenía el comandante Gerardo Caballero Olabézar. Su superior durante el alzamiento de la ciudad, Antonio Aranda era alcalde honorario «por aclamación popular». Todas, salvo la de Franco, distinciones concedidas durante la guerra. La otra excepción es la concesión de la Medalla de Oro en 1968 a José Daniel Lacalle Larraga, que combatió en Navarra durante la guerra civil.

El alcalde, Wenceslao López, defendió ayer la medida en cumplimiento de le legalidad y alabó de los colectivos y asociaciones que han «colaborado en definir los criterios a adoptar a la hora de aplicar la ley». También cargó contra el PP, recordó que «hay una ley en este país que el PP decidió no cumplirla y nosotros, que somos demócratas hasta el tuétano, vamos a cumplirla». Destacó que el Ayuntamiento retira los honores «no porque lo diga yo, sino en base a los criterios» de la norma, que conllevan «retirar los honores a quienes nunca debieron tenerlos y metieron a este país en una dictadura y rompieron con la legalidad vigente».

El PP, al margen

Del consenso quedó al margen el Grupo Municipal del Partido Popular, que optó por abstenerse en la votación. Su concejal Fernando Fernández-Ladreda denunció que «no existe el pluralismo político, ya que ni se ha invitado a participar en el grupo de trabajo a los partidos de la oposición ni se ha tenido en cuenta la opinión de los ciudadanos de Oviedo». Su portavoz y exalcalde, Agustín Iglesias Caunedo, respaldó públicamente esta semana una recogida de firmas de los vecinos de la plaza de La Gesta para que la misma conserve su nombre y anunció que apoyarían otras similares de otros vecinos.

Fernández-Ladreda evitó ayer entrar a valorar el fondo de la propuesta o si es ajustada a derecho, es decir, al cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica, al considerar que «fallan en lo primordial, que es cumplir con el ejercicio democrático y la pluralidad. En cambio, han realizado un equipo de trabajo monocolor y sectario, criticó.

En este sentido, el número dos del PP recordó el preámbulo de la ley para señalar que, en contraposición, la propuesta falta «al espíritu de reconciliación y concordia y de respeto al pluralismo y a la defensa pacífica de las ideas que esta recoge». Según su versión, «pluralismo implica la participación de varios grupos sociales en la vida democrática, es decir, se valora y promueve que sectores con diferentes puntos de vista formen parte de los diferentes procesos del debate. Y esa pluralidad no se ha cumplido en este caso».

Ciudadanos defendió su voto a favor en cumplimiento de la legalidad, pero recordó, de cara al futuro debate sobre los cambios en el callejero, que «estamos a favor de retirar los nombres, pero no de sustituirlos por otros igualmente cargados de política pero del otro signo», advirtió Luis Pacho.

Medalla de Bronce

Ciudadanos celebró por otro lado la unanimidad en su propuesta para conceder a María Antonio Is Piñera, funcionaria del Ayuntamiento, la Medalla de Bronce de la ciudad en atención a sus méritos deportivos como primera seleccionadora nacional de fútbol, en sub-17 femenino.

En un comunicado, Ciudadanos ha expresado su más sincera enhorabuena por una distinción más que merecida que a lo largo de su carrera profesional y deportiva se ha ganado con trabajo, humildad y tenacidad, sin haber reclamado nunca reconocimiento.

La formación naranja ha destacado a la actual seleccionadora como «un ejemplo para la sociedad, una pionera que ha roto barreras y tópicos en el mundo del fútbol, por tradición cerrado a las mujeres, al convertirse en la primera entrenadora de una selección nacional absoluta, entre tantos otros méritos».

Temas