El Comercio

El palacete condiciona el presupuesto.
El palacete condiciona el presupuesto. / MARIO ROJAS

El equipo de gobierno confía en aprobar el presupuesto «a finales de octubre»

  • Las cuentas crecerán cerca de un 15%, hasta los 247 millones de euros, para poder afrontar el pago de Villa Magdalena

No son buenos tiempos para hacer números, pero el concejal de Economía, Rubén Rosón, confió ayer en cerrar el acuerdo para los presupuestos del próximo año a finales de octubre. Algo que, admitió, llevaría la aprobación inicial a primeros de enero del próximo año. Las dificultades para cerrar un acuerdo político entre los tres grupos de gobierno son muchas, tantas como necesidades sin atender. La contratación de nuevo personal es un objetivo común: «Queremos ir al máximo que nos permita la ley e incluso más allá», señaló el edil de Personal, Iván Álavarez, sobre la futura oferta de empleo público. Lo que es más difícil es ponerse de acuerdo en qué agujeros de la plantilla tapar porque todas las áreas están bajo mínimos.

Son las cosas que los tres grupos deberán cerrar a lo largo de las próximas semanas. Aumentar el dinero para desbroce de caminos o mantenimiento de vías, pero también para ayudas sociales, becas de comedor o políticas de empleo son capítulos pendientes, junto a inversiones que faltan, son algunas de las prioridades de las distintas concejalías. Muchas no podrán tender encaje. Sobre todo el presupuesto pende la obligación de pagar más de 30 millones de euros más por la ruinosa expropiación del palacete de Villa Magdalena.

El Ayuntamiento se ha adherido al Fondo de Impulso Económico para las Administraciones Locales en su vertiente de sentencias judiciales. Es una posibilidad, pero Economía no descarta acudir a un préstamo bancario ordinario si las condiciones del mercado son mejores que las del apoyo del Ministerio de Hacienda y Administrciones públicas. El impacto de la sentencia hará crecer el presupuesto del Ayuntamiento hasta alrededor de los 247 millones de euros, casi un 15% más que este año, siempre que el equipo de gobierno decida mantener un nivel de nuevas inversiones similar al de este ejercicio, alrededor de los 15 millones de euros, de los que 10 se financiaban también con préstamo. Esa es una opción, recortar en obras nuevas, algunos proyectos largamente demandados por los vecinos volverían a quedar en el tintero. Con partidas simbólicas y pocas opciones de ejecutarse.

La única buena noticia para hacer números, además, está en el aire. El Ayuntamiento espera un ahorro de entre 5 y 6 millones de euros por recuperar el servicio de Recaucación, pero aún no tiene trabajadores ni local. Tampoco un esbozo de las cuentas que tramita el Principado, con escasas esperanzas de que vean la luz.

Temas