El Comercio

Tolerancia cero ante las novatadas

La subinspectora Victoria Fernández durante la charla en el Colegio Mayor San Gregorio.
La subinspectora Victoria Fernández durante la charla en el Colegio Mayor San Gregorio. / MARIO ROJAS
  • La Policía Nacional imparte una charla en el colegio mayor San Gregorio para alertar de las consecuencias de estas bromas estudiantiles

«No hay novatadas buenas ni malas. La tolerancia debe ser cero». Con este mensaje, el delegado de la Unidad de Participación Ciudadana de la Jefatura Superior de Policía de Asturias, José Vázquez, comenzó ayer la charla ante los estudiantes residentes en el Colegio Mayor San Gregorio.

Una conferencia enmarcada en el grupo de trabajo creado en 2015 entre la Unidad de Participación Ciudadana y varios colegios mayores de toda España, para prevenir y concienciar a los jóvenes de los peligros de las novatadas.

Partiendo de la base que en Asturias nunca se han registrado incidentes graves relacionados con esta práctica estudiantil, el tema no admite bromas. «El límite está en el código penal», advirtió la subinspectora Victoria Fernández. La mayoría de los estudiantes desconocen que muchas novatadas rayan el delito: «Todo lo que sea obligar a otro a hacer algo que no quiere es un delito de coacción», ejemplificó.

Muchas novatadas tienen connotaciones sexuales y aquí hay que tener especial cuidado porque «obligar a alguien a fingir un acto sexual es un delito contra la libertad sexual, una agresión. Está penado entre uno y cinco años de prisión», explicó Fernández ante unos jóvenes sorprendidos. Insistió en que las novatadas se pueden y deben denunciar: «Hay que concienciar a los jóvenes para erradicar este tipo de conductas. Todos debemos tomar conciencia». Tras la charla, la mayoría de los presentes ven las novatadas desde otra perspectivas, ya no son 'graciosas'.