El Comercio

«El ciudadano está harto de las consultas, hay que explicarle antes las cosas»

José Fariña inauguró ayer los talleres 'Diseña Santuyano'.
José Fariña inauguró ayer los talleres 'Diseña Santuyano'. / P. L.
  • José Fariña

  • Catedrático de Urbanismo en la Universidad Politécnica de Madrid

  • La biblioteca de El Fontán acogió ayer una charla sobre la creación de ciudadades sostenibles dentro del proyecto 'Diseña Santuyano'

José Fariña no entiende de urbanismo sin contar con el ciudadano. Directo y sin paños calientes, asegura que se ha «prostituido» el término 'sostenible' y que todo ayuntamiento debería contar con una Concejalía de Educación Ciudadana. Este catedrático de Urbanismo de la Universidad Politécnica de Madrid participó ayer en los II Talleres Colaborativos 'Imagina un Bulevar' en la biblioteca de El Fontán dentro del proyecto para rediseñar el entorno de Santullano.

-Trasformar un espacio urbano como el del entorno de Santullano, con una autopista de por medio, ¿es un reto o una necesidad?

-La pregunta es más complicada que la respuesta. Partiendo de que cada ciudad es única y diferente son los ciudadanos la que mejor la conocen y son los que tienen que decidir y saber lo que quieren. Para eso, el ciudadano debe saber el significado de las cosas que están pasando. Por ello cuando en los procesos de participación ciudadana se intenta que participen sin que se sepa de lo que se está hablando es demagogia pura.

-¿Y cómo implicar al ciudadano en estos procesos de manera efectiva?

-No entiendo que en los ayuntamientos no exista ninguna Concejalía de Educación de la Ciudad que enseñe cómo funciona una urbe, a modo de manual de uso. Hay que intentar que alguien, de manera permanente, nos enseñe qué significa que cambien la farola de una calle, porqué peatonzalizarla o que abras un hipermercado en un lugar y no en otro. Al final se crea una relación entre el político y el técnico y se olvida al ciudadano que es el que debe construir su ciudad, no el técnico.

-Pero un ciudadano no es experto en urbanismo.

-Los ciudadanos están hartos de las pretendidas consultas, que les lleven tres días a una reunión en la que pierden el tiempo, porque no les hacen caso al no tener conocimiento de las cosas. El ciudadadano debe conocer la esencia de lo que pasa y para ello hay que explicárselo antes. Uno no puede participar en algo si no tiene puñetera idea de lo que es.

-Aquí el Ayuntamiento ha abierto un proceso participativo para 'humanizar' el entorno de Santullano. ¿Qué le parece?

-Es una apertura pero yo no soy ciudadano de Oviedo, sería una temeridad que me pronunciase sobre lo que se debe o no de hacer. Pero de entrada, en la lucha que puede haber entre una autopista, los habitantes que residen a sus bordes y los monumentos que pueden verse afectados, yo estaré siempre a favor de los ciudadanos y de los monumentos, no de la autopista que en veinte años no tendrá objeto, y las personas y monumentos sí. Hay que tratar de hacer cosas que no sean irreversibles por si hay que cambiarlas porque estamos acabando con los recursos de nuestros hijos y de nuestros nietos y eso es una injusticia intergeneracional.

-¿Cómo ve la ciudad de Oviedo?

-Maravillosa porque Oviedo no tiene vocación de ser ciudad mundial, de ser más que nadie, porque lo peor que le puede pasar a una ciudad es querer ser, precisamente, eso.