El Comercio

El informe de Riesgos Laborales «no nos aclara nada, es una relación de hechos»

  • El viernes declaran ante la juez Wenceslao López, Ricardo Fernández y los técnicos que realizaron el informe de Riesgos Laborales

El viernes es una jornada importante para el alcalde de Oviedo, Wenceslao López; para el concejal Seguridad Ciudadana, Ricardo Fernández; y para los autores del informe de Riesgos Laborales sobre el incendio de Uría, Javier Rodríguez Suárez y María José Lucas Díaz. Los cuatro declararán ante la magistrada que está llevando a cabo la investigación sobre este fatídico suceso, que costó la vida al bombero Eloy Palacio. Será a partir de las nueve de la mañana.

La petición de comparecencia de los técnicos de inspección la realizó el abogado de la familia de Eloy Palacio al entender que el documento presentado «es una relación de hechos y no aclara nada» de lo acontecido ese día. «Entendemos que existen cuestiones a dilucidar», explicó, aunque no especificó cuáles son, ya que espera que se esclarezcan el viernes.

Por su parte, el alcalde y el edil de Seguridad prestarán declaración a petición de la Corriente Sindical de Izquierdas (CSI). En un principio, la magistrada descartó su comparecencia, ya que entendía que el regidor fue un mero espectador de los hechos. Sin embargo, el sindicato recurrió esta decisión y en septiembre, la Audiencia lo aceptó. Ambos han destacado que no tiene ningún problema en declarar y explicar lo que presenciaron.

Estas no serán las primeras declaraciones que se lleven a cabo. En mayo, dieron su versión de los hechos José Manuel Torres, jefe del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento de Oviedo; el inspector, Luis Díaz Montes; y del subinspector, Juan José Puente. Ante la juez, Torres aseguró que sí se pidió desde el Parque de Bomberos la intervención del helicóptero de La Morgal pero que él mismo la rechazó porque «sobraba agua en Uría para apagar el incendio». También añadió que no se dio una orden expresa a los bomberos Eloy Palacio y 'Cuni' de no bajarse de la cesta. La única máxima que hubo fue la de atacar el fuego desde el exterior.

Además, indicó que en ningún momento faltó agua, es más sobró. Sin embargo en las conversaciones de los bomberos de este día, como desveló EL COMERCIO, se puede escuchar que los bomberos la piden. «A ver, acabo de quedar sin agua y no tengo más hidrantes. Hay dos que echan muy poco y otro que casi nada. Dejarme que recupere cinco minutos para que cargue un poco», afirmó el bombero conductor Alberto Gallo durante la extinción.