El Comercio

El ministerio, reticente a permitir la inspección del estado de los edificios

Las antiguas viviendas de los militares, muy deterioradas.
Las antiguas viviendas de los militares, muy deterioradas. / MARIO ROJAS
  • Urbanismo quiere hacer un nuevo levantamiento topográfico de la zona y contratar una asistencia para revisar el estado de los inmuebles

Dicen fuentes municipales, que «a los de aquí (a los militares de la Delegación de Defensa), les da verdadera pena» el estado de la fábrica de armas de La Vega. La maleza rodea, amenazante, las viviendas, los chalés que se asoman a La Tenderina, donde algunos de ellos vivieron. Con la fábrica cerrada, las trabajos de mantenimiento son casi inexistentes después de que Defensa tapiase los edificios más accesibles. El Ayuntamiento, sin embargo, necesita conocer cuál es su estado. La concejalía de Urbanismo remitió al Ministerio un escrito en el que pedía permiso para realizar una inspección de su estado actual. Defensa se lo ha tomado con menos entusiasmo que el plan para autorizar las visitas, aunque la concejalía insiste en que es necesario hacer el estudio para saber qué medidas de conservación pueden ser necesarias y en qué estado se encuentran los inmuebles «antes de que sea demasiado tarde».

Además, el Ayuntamiento necesita acceder a la factoría para hacer un completo levantamiento topográfico de los terrenos. Un estudio fundamental de cara a las alternativas que salgan de los talleres colaborativos en los que se diseña el futuro de la entrada desde la autopista 'Y' a la ciudad. El edil explicó que hay un estudio anterior, de cuando el PP planteó su diseño, pero que no es completo ni suficiente en detalle. Una vez obtenido el permiso de Defensa para los dos estudios -el patrimonial y de estado de los edificios y el topográfico- el Ayuntamiento contrataría sendas asistencias técnicas para su elaboración.

Eso si da permiso, porque el Ministerio es reacio de momento. Tal vez tema que si la visita de los técnicos descubre que varios inmuebles se encuentran en mal estado, el Ayuntamiento, en ejercicio de sus competencias en conservación urbana, exija su reparación o acuda a la ejecución subsidiaria.