El Comercio

El presunto exorcismo a una joven en Félix Aramburu fue «consentido»

  • La Policía Nacional cierra la investigación porque la chica no presentaba heridas y no había sido obligada a someterse a esta práctica

El exorcismo es una práctica muy antigua que consiste en alejar al diablo. Muchas personas creen que este conjuro es cosa del pasado y ya no se lleva a cabo, sin embargo los agentes de la Policía Nacional identificaron en la madrugada del sábado a un grupo de jóvenes sudamericanos, junto a un chamán, que lo estaban realizando en la calle Félix Aramburu, situada al lado de la plaza de La Gesta.

No se procedió a su detención, ya que las personas involucradas lo hicieron de forma «consentida», según informaron ayer fuentes cercanas al Cuerpo Nacional. Sin embargo, si la joven trasladada al Hospital Central de Asturias (HUCA) hubiese presentado heridas o hubiese sido obligada a realizar esta práctica, los agentes los habrían esposado y llevado a las dependencias policiales. Conforme indicó dicha fuente policial este tipo de asuntos suele ser «muy complicado porque puede haber trastornos psicológicos».

Los hechos

Los vecinos de la calle Félix Aramburu llamaron a la Policía alertados por los ruidos que había a esas horas en la zona. Eran las siete de la mañana y rápidamente se personaron en el lugar de los hechos. Allí, observaron que un grupo de jóvenes estaba realizando un exorcismo y en el suelo había un gran charco de amoniaco que desprendía un fuerte olor. Acto seguido, decidieron avisar al personal sanitario, ya que la única chica involucrada en este asunto estaba sufriendo una crisis nerviosa.

Además, durante la intervención policial, la joven afirmó que el demonio estaba en su interior y fue entonces cuando se tomó la decisión de que uno de los agentes la acompañase, en la ambulancia, hasta al centro sanitario. Después de un primer examen, los sanitarios señalaron que este era un caso psiquiátrico y por ello fue examinada por los médicos especialistas en este tipo de trastornos.