El Comercio

Iván Álvarez.
Iván Álvarez. / PIÑA

El presupuesto se atasca porque varias áreas no saben qué plantilla tendrán en 2017

  • Personal aduce que Economía no ha fijado qué cantidad de dinero se reservará para la contratación de interinos el próximo año

Preocupación. La última reunión entre el equipo de gobierno, con su alcalde a la cabeza, y los jefes de los distintos servicios municipales sirvió para constatar que la tramitación del presupuesto tampoco será este año un camino de rosas. Fuentes del equipo de gobierno confirmaron a este diario que en el encuentro se constató que varias áreas no tienen hechas sus previsiones presupuestarias para 2017, algo que de forma rutinaria se hacía durante el verano. En la mayor parte de los casos, los responsables de servicio señalaron que no las pueden tener porque les faltan las previsiones de personal. Esto es, conocen la plantilla de la que disponen ahora y las personas que se jubilarán el año próximo, pero no la respuesta del área de Personal a sus demandas de nuevos trabajadores para cubrir vacantes y necesidades del servicio.

Según el concejal del área, Iván Álvarez, su departamento trabaja para estirar al máximo la oferta pública de empleo del próximo año, incluso por encima de los límites legales a la tasa de reposición; así como para forzar la incorporación de interinos para tareas estructurales fundamentales. «Lo que pasa es que necesitamos que Economía nos diga qué cantidad de dinero podremos destinar a la contratación de interinos y hablamos de millones de euros», defendió el edil.

El equipo de gobierno quiere aprovechar la experiencia de este año, en el que se ha acudido a interinos para reforzar Bomberos, Abogacía o Contratación y se plantea recuperar el servicio municipal de Recaudación con una treintena de plazas, para tapar todos los huecos posibles de la plantilla siempre que sean estructurales. Personal ha rechazado algunas propuestas porque «no están debidamente justificadas», señaló Álvarez.

Demoras y dineros

Hasta que Personal y Economía no se entiendan los presupuestos quedan en un 'impasse'. El concejal de Economía, Rubén Rosón, señaló la semana pasada que el proyecto de las cuentas podría aprobarse a finales de mes, aunque ello supondría que no estarían en vigor el 1 de enero como anunciaron los tres grupos del gobierno local este verano, sino a principios de mes.

A las demoras se suman las dudas. El presupuesto de este año necesitó de un crédito de 10,3 millones de euros para acometer inversiones, pero el del año que viene tendrá que financiar de golpe los entre 30 y 31 millones de euros 'heredados' de la gestión de la expropiación de Villa Magdalena.

Temas