El Comercio

Los trabajadores de La Auxiliar no optarán a las nuevas plazas del servicio

  • Presentan un recurso contra las bases de las plazas de interino con defectos formales para alargar su trámite otros diez días

La jugada lleva fraguándose meses. Los trabajadores de La Auxiliar de Recaudación, la empresa contratada para el cobro de tributos y tasas, han formalizado un recurso Contencioso-Administrativo contra las bases de las plazas de interino con las que, al menos, parte del equipo de gobierno quiere recuperar la gestión pública del servicio y, de paso, según cálculos del alcalde, ahorrar más de 4 millones de euros al año. El recurso, presentado en su nombre por el despacho de Miguel Teijelo y Gerardo de la Iglesia, contiene además defectos formales que no parecen causales y más en letrados con su experiencia. Con los plazos muy ajustados -el Ayuntamiento debería de tener contratado y formado a los 29 interinos antes de fin de año-, el defecto da diez días más a los recurrentes para su subsanación, lo que impide al Ayuntamiento si quiera contestar a la demanda.

El recurso solicita la suspensión cautelar del proceso. El concejal de Personal, Iván Álvarez, recordó ayer que «hasta ahora, en casos similares, se ha esperado hasta la resolución del proceso». ¿Será el caso de la remunicipalización del servicio de Recaudación? «Lo que hagamos se hará con informes jurídicos de las más altas instancias», se limitó a señalar. De su departamento también depende la contratación de las oficinas para el servicio, fracasada hasta ahora.

Los trabajadores hicieron público ayer un comunicado en el que anuncian que no participarán en el proceso de selección del personal, porque confían en que será declarado nulo y porque significaría renunciar a su puesto de trabajo, sin indemnización ni paro, a cambio de «una plaza de interino» para 12 meses. Las bases les concederían medio punto extra en la fase de concurso, pero tampoco se ven con fuerzas, porque tendrían que superar el examen antes con una nota de corte «inversosímil teniendo en cuenta el número de aspirantes», cerca de 2.000.

Son estos los que se verían perjudicados si se cancela el proceso y se vuelve a aplazar otro año. El alcalde guardó ayer un silencio incomprensible dado su empeño en sacar adelante la remunicipalización del servicio. Si el equipo de gobierno quiere, aún tendría tiempo forzando los plazos judiciales para que el juez resuelva sobre la suspensión cautelar del proceso que piden los recurrentes con tiempo suficiente. Otra cosa es que haya consenso entre los tres grupos para seguir adelante.