El Comercio

«Mi vida se resume en diez años»

Pablo Moro actuará en el Edificio Histórico de la Universidad.
Pablo Moro actuará en el Edificio Histórico de la Universidad. / P. L.
  • Pablo Moro, Músico

  • El artista repasa sus cinco discos y el doble de años de trayectoria profesional el próximo sábado en la Noche Blanca de Oviedo

Pablo Moro, además de haber nacido aquí, es muy de Oviedo y eso de tocar en los sitios emblemáticos de la ciudad le hace especial ilusión. Ya tiene la chincheta preparada para marcar uno más, el del patio del Edificio Histórico de la Universidad donde el próximo sábado repasará esos diez años de trayectoria musical que han dado para mucho.

¿De dónde salió la idea de hacer este concierto?

En realidad, lo teníamos pensado el año pasado, por aquello de que el sistema métrico decimal nos lleva a que los diez años son importantes y encima cuadraba con los cinco discos. Al final lo haremos en la Noche Blanca. Meteremos algún instrumento nuevo e intentaremos dar una visión nueva a algunas canciones.

¿Diez años que han pasado volando?

Volando y a la vez no. El otro día pensaba que ya tengo 38 años y dentro de otros diez estaré rondando los 50 tacos, pero a la vez pienso en todo lo hecho. Mi vida profesional, que al final se parece mucho a la vida de uno, se resume en diez años. Aunque yo llevo mucho más tiempo tocando, todos los viajes que recuerdo, las grabaciones de discos, la composición se resumen en diez años. Pasan rápido, pero caben muchas cosas.

¿Cómo eligió las canciones?

Cuando teníamos pensado hacer este concierto llegamos incluso a hacer una publicación en Facebook para que la gente eligiera tres canciones de cada disco. Mucha gente votó y eso quedó ahí.

Delega como los políticos en los votantes...

(Ríe). A diferencia de los políticos lo que elige la gente no está muy lejos de lo que yo hubiera elegido. Esa lista será la base y luego habrá algunas rarezas que me gustan a mí.

El otro día decía que 'Golpe de suerte' era una de sus mejores canciones, ¿sonará?

Me ha pasado siempre que las que yo creo que son mis mejores canciones, no son las que le gustan a la gente. Siempre que sacaba un disco, veía que la gente pedía canciones en los conciertos y no eran las que yo pensaba que eran las buenas. Me ha pasado siempre. Soy muy distinto a mi público y no sé si es bueno o malo. Es una cosa curiosa. Lo de la canción ya veremos, es sorpresa, por petición de Pablo Texón.

¿Le ha servido este concierto para ver si las canciones resisten el paso del tiempo?

Sí. He de reconocer que hay algunas que me cuesta tocar. Las vamos a hacer, pero cuesta porque no me veo ahí. Soy otra persona distinta. Pero yo estoy muy a favor de la gente y muy en contra de lo que dice Dylan de que al público hay que traicionarlo. El público es el que te tiene ahí y hay que darle lo que pide. Si no dedícate a otra cosa o sé Dylan.

¿Qué queda de aquel chaval que empezó con un concierto en El Paso?

Es que fue ayer. Hace diez años fue ayer. Por una parte me veo un poco igual. Es cierto que han cambiado muchísimas cosas, pero tengo la misma ilusión por hacer las cosas bien.