El Comercio

El alcalde acusa de «falta de rigor» a Somos e IU que le recuerdan que no gobierna solo

Ana Rivas y Wenceslao López respaldados por el resto de concejales socialistas.
Ana Rivas y Wenceslao López respaldados por el resto de concejales socialistas. / ALEX PIÑA
  • Insiste en que el proyecto de Santullano está por el momento «aparcado» y se presentará a más concursos

  • Wenceslao López está dispuesto a mejorar cosas en el gobierno local y sus socios afirman que «puede contar con nosotros»

El equipo de gobierno estaba ayer dividido en dos bandos. Por un lado, Somos e Izquierda Unida hacían piña, después de que el miércoles enviasen un comunicado conjunto para instar al alcalde a «pelear» por el proyecto de Santullano, y por el otro los concejales del PSOE, que se enteraron por los medios de comunicación de la postura de sus socios. El alcalde rompió la baraja y, en una rueda de prensa, afirmó que las declaraciones de sus socios de gobierno son «o un error de bulto o una estrategia de oposición hacia el alcalde» y puntualizó que el proyecto está paralizado por el momento, pero se presentará a próximas convocatorias de fondos europeos.

En un principio no se sabía quién o quiénes iban a hablar en nombre de los socialistas y finalmente se sentaron en la mesa de oradores el alcalde, Wenceslao López, y la portavoz del partido en el Ayuntamiento, Ana Rivas, y estuvieron respaldados por el resto de ediles del PSOE, Ricardo Fernández, Marisa Ponga y Diego Valiño. A pesar de ello, solo habló el regidor y comenzó su discurso afirmando que los comentarios de Somos e IU son «una falta de rigor y de responsabilidad» y que si lo que piden es comunicación, ellos deberían de haberle dicho su postura, antes de difundirla.

De forma paralela, destacó que Oviedo está viviendo un periodo que exige «una nueva cultura política y yo la estoy poniendo en práctica», pero el resto de socios «todavía no la tienen y exigen rigor y lealtad». Afirmó que él siempre informa de los asuntos que son competencia de la Alcaldía y que tienen «relevancia» y citó como ejemplo la visita que realizó el martes al Vivero de Ciencias de la Salud, en el que estuvo acompañado por Ana Taboada y Cristina Pontón. Fue allí donde afirmó que debido al no de la Unión Europea, este planteamiento debía de «quedar parado de momento» y ambas le escucharon y «nadie dijo nada», pero al día siguiente se encontró con las críticas.

En este sentido, puntualizó que «es fundamental para el PSOE» reordenar la entrada a Oviedo por la A-66, ya que «soy de la zona y tengo razones sentimentales, además, de políticas». «En nuestro programa electoral aparece seis veces este planteamiento» y recordó que hace tres años la AMSO organizó una serie de conferencias que se titulaban 'Oviedo mirando hacia el este', donde se trataron las opciones de futuro de La Vega, el patrimonio histórica del lugar o Santullano.

Respecto a las opiniones negativas entre las diferentes carteras del gobierno, López recordó que «el PSOE nunca ha manifestado ninguna objeción a la gestión de los socios», a pesar de que se han vivido momentos «de oposición». Además, se mostró abierto a «mejorar cosas» dentro del equipo de gobierno, pero él quiere «hechos y no palabras». «Me gusta más hacer que decir», resaltó.

A pesar de esta tensa situación, a López no se le pasa por la cabeza deshacer el ejecutivo local e indicó que «haré todo lo posible, al margen de sentimientos personales para conseguir el objetivo» y le parece «lamentable que por actuaciones injustificadas se fuese al garete» lo que llevan construyendo durante año y medio de gobierno.

Reacciones de Somos e IU

Tras esta rueda de prensa, en los despachos de Somos e IU el ambiente estaba caldeado. Algunos concejales se enteraron por los periodistas de las declaraciones de Wenceslao López y no daban crédito. Fue entonces cuando se pusieron a elaborar un nuevo comunicado conjunto, ya que si el primero lo habían hecho de esta forma, la respuesta debía de ser exactamente igual. Tardaron unas horas en redactarlo y, pese al ambiente de cabreo inicial, con él quisieron rebajar la tensión de estos días.

En el comunicado, el edil de Urbanismo, Ignacio Fernández del Páramo, afirma que «no se puede confundir el análisis de dificultades que atraviesa este equipo de gobierno con deslealtades» y Wenceslao López «puede contar con nosotros, pero que cuente». «Este no es un gobierno de un partido sólo y comprendemos las fuertes presiones a las que está sometido, pero eso no debe llevarle a aislarse de sus socios de gobierno ni de los concejales responsables de áreas», reprochó.

Acerca de las insinuaciones de que esta conflictividad tiene que ver con lo que está ocurriendo a nivel nacional y con la posible convocatoria de terceras elecciones especificó que «nos desmarcamos de cualquier asunto que se sitúe fuera de los límites geográficos de esta ciudad» y su objetivo es poner las necesidadesde los vecinos «por encima de todo y eso el alcalde lo sabe desde el minuto cero».

Por su parte, Cristina Pontón expresó que «lo importante es mantener los acuerdos de gobierno y abordar los grandes temas que afectan a Oviedo». Y ambos creen «que hay margen para mejorar la coordinación y la gestión de este gobierno con el que estamos finalmente comprometidos, y que evita que un imputado por corrupción se siente al frente de nuestras consistoriales».

En relación con el proyecto que les ha llevado a este caos, el líder de la cartera de Urbanismo contempló que «no se puede dar por finalizado un proyecto firmado en los acuerdos de gobierno, como es el bulevar de Santullano, en declaraciones ante la prensa, de manera unilateral y sin un mínimo debate y coordinación previa con los socios ni con el concejal responsable».

Críticas de Ciudadanos

Los concejales del Partido Popular no quisieron evaluar la situación, ya que se trata de una cuestión interna del equipo de gobierno. Sin embargo en Ciudadanos, Luis Pacho, afirmó que lo único que mantiene unido a las tres formaciones «es una llamada del poder» y «atacar» a los populares. También, criticó que los socios «no muestran lealtad al alcalde, pero él tampoco ejerce autoridad». «En este Ayuntamiento vemos descordinación y falta de gestión y todo tendría que estar en base a esto último», analizó.

En este sentido, opinó que se llevan «dos años perdidos en la ciudad y esto afecta a la ciudadanía». «Los ovetenses no se merecen la imagen que se está dando, que es desastrosa y espantan a la Unión Europea y a las empresas con medidas ideológicas como la subida del IBI a los más ricos», afirmó el edil de Ciudadanos, en referencia a la subida del impuesto a 258 grandes inmuebles.

Temas