El Comercio

López admite que recuperar el servicio de Recaudación «podría retrasarse»

  • Parte del equipo de gobierno sospecha que IU torpedea el proceso en desacuerdo con las bases para la selección del personal interino

Al alcalde le quedan cada vez menos certezas. Ayer, admitió, por primera vez, que quizás el equipo de gobierno tampoco será capaz este año de remunicipalizar el servicio de Recaudación, uno de los compromisos del acuerdo de gobierno y una de las primeras decisiones, la de denunciar el contrato, que tomó la junta de gobierno actual.

Preguntado, tras conocerse que los trabajadores de la actual contrata, La Auxiliar de Recaudación, han presentado un recurso contencioso contra las bases de las 29 plazas de funcionarios interinos que deberían de hacer sus funciones a partir del primero de enero próximo, Wenceslao López, afirmó que «sabíamos que en el proceso iba a haber palos en las ruedas», pero «seguiremos adelante con rigor». Admitió que llegar al uno de enero era el objetivo, pero «podría ocurrir que este proceso se retrasase», admitió, «pero no van a conseguir pararlo».

Si el Ayuntamiento no consigue tener al personal seleccionado, formado y contratado para el cambio de año, tendrá que acudir a una nueva prórroga del contrato con La Auxiliar de Recaudación. También si sigue sin encontrar un local adecuado para las oficinas del servicio. La primera y exigente licitación quedó desierta y no hay plazo para realizar una nueva, por lo que el alcalde busca un local para un alquiler corto, a través de un contrato menor, que permita ganar tiempo. López admitió los problemas ya conocidos con el local «que necesitamos», pero criticó a Ciudadanos por pedir que las oficinas se ubiquen en El Antiguo, donde no hay bajos que reunan las condiciones necesarias. «Una cosa es querer y otra es poder», resumió.

Curiosamente, las dos áreas de las que depende directamente la remunicipalización del servicio -Personal y Patrimonio- dependen del mismo concejal, Iván Álvarez, de IU, que antes de ayer, recordó que en situaciones similares, ante recursos contenciosos que piden la paralización cautelar de un procedimiento, el Ayuntamiento optó siempre por esperar a que se resolviesen el pleito. Matizó, eso sí, que la decisión se tomará tras un informe jurídico.

El alcalde no se dio por aludido. Insistió en que «las tareas caminan en la dirección de remunicipalizar» el servicio, aunque él «no descartó nunca nada», admitió acerca de la posibilidad de un nuevo fracaso, seguido de una nueva prórroga del contrato con la empresa. Aún así recalcó que «queremos llegar a enero con la recaudación municipal».

Dudas y dineros

En el seno del equipo de gobierno hay una apariencia de unidad sobre la conveniencia de recuperar el servicio, pero solo es eso apariencia. Hubo problemas y divisiones desde la hora de redactar las bases, con IU apostando por un concurso o un proceso de selección más favorable a los actuales trabajadores, «para evitar cadáveres laborales». Su criterio no salió adelante y parte del equipo de gobierno está convencido de que, desde entonces, la formación topedea el proceso.

La Auxiliar de Recaudación, que presta el servicio desde 2007, ha logrado una eficiencia en el cobro muy notable. Solo en la renovación del contrato, en 2011, espoleada por la competencia del Ente de Servicios Tributarios del Principado, la empresa ofreció recaudar el 95% en volunaria, frente al 90% del Ente. La diferencia decidió la adjudicación entonces. Pero recaudar el 95% de todo los cargos dentro del periodo voluntario de pago no es fácil, es casi imposible en una ciudad del tamaño de Oviedo. Los números cuadran sobre el papel porque se anula un porcentaje del cargo de forma sistemática. En 2014, logró recaudar en voluntaria el 96,5%; en 2013, del 98%, pero solo tras anular cargos por entre 3 y 4 millones de euros todos los años.