El Comercio

Dos años de cárcel para la madre y la abuela que se llevaron a una niña de un centro de acogida

  • La magistrada considera más que inverosímil el testimonio de las dos acusadas, que defendieron que habían recibido una llamada de una educadora del centro para que fuese a recoger a la pequeña, «porque se hallaba en estado de ansiedad»

La titular del Juzgado de lo Penal Número 2, María Elena González Álvarez, condenó ayer a dos años de prisión tanto a la madre como a la abuela que se llevaron a una menor, su hija y nieta, respectivamente, de un centro de acogida del Principado en febrero del año pasado.

La magistrada considera más que inverosímil el testimonio de las dos acusadas, que defendieron durante la vista que habían recibido una llamada de una educadora del centro para que fuese a recoger a la pequeña, «porque se hallaba en estado de ansiedad y tenían que llevársela de ahí». El testimonio, «de forma absolutamente objetivo», de la educadora y responsable del centro el día de autos, desmontó su versión. Esta testigo refirió que ambas mujeres acudieron al centro sin que nadie las hubiese llamado antes por teléfono. Una vez allí, insistieron en que se querían llevar a la menor, «porque la niña no quería estar allí». Relató también que ella misma les advirtió de las consecuencias de sus pretensiones, ya que podrían incurrir en un delito de sustracción de menores. «A pesar de sus advertencias, ambas acusadas le dijeron que les daba igual, que se la llevaban, ante lo cual y, a fin de evitar contacto físico o una situación que pudiese afectar negativamente a la menor, las dejó marcharse», señala el fallo. Todo esto sucedió el 24 de febrero del año pasado. Una semana después, la Policía Nacional reintegró a la menor a la tutela del Principado, tras la detención de su madre y su abuela. Tal vez pudo haber sido antes, porque la educadora refirió en la sala que tras la salida de las mujeres con la pequeña, llamó inmediatamente a la Policía, pero «le dijeron que tenía que personarse» en Comisaría y «formular la denuncia».

La jueza considera que los hechos son constitutivos de un delito de sustracción de menores por lo que condena tanto a la madre como a la abuela a dos años de cárcel, atendiendo a la petición del fiscal. Además, incluye la pena accesoria de inhabilitación para el ejercicio de la patria potestad por el tiempo de 4 años. Las dos mujeres, en principio, no entrarán en la cárcel, tras alcanzar un acuerdo Fiscalía y su defensa para suspender la pena por carecer de antecedentes ambas.