El Comercio

Una imagen de la parcela comprada para el polideportivo.
Una imagen de la parcela comprada para el polideportivo. / A. P.

El Ayuntamiento licita la redacción del proyecto del polideportivo de Trubia

  • Pagará un máximo de 133.100 euros al proyectista por el diseño y la dirección de las obras, para las que no hay presupuesto este año

Sobre el papel, el polideportivo de Trubia debería llevar un par de años en servicio. PP e IU lo incluyeron en los presupuestos municipales que pactaron tanto en 2014 como en 2015. Ninguno de los dos años se puso siquiera la primera piedra. Todo lo más, tras descartar otras ubicaciones, se compró a una empresa una serie de fincas para el proyecto. Ni siquiera esto fue fácil. Hubo problemas hasta para registrarlas.

El primer presupuesto del nuevo equipo de gobierno también incluyó el edificio con 110.000 euros reservados en el capítulo de inversiones. Esos y unos pocos miles más, serán necesarios tan solo para contratar la redacción del proyecto y la dirección de las obras. La junta de gobierno aprobó los pliegos el viernes por un importe máximo de 133.100 euros y un plazo de ejecución será de 3 meses.

En un comunicado, el Ayuntamiento especificó que el coste final del edificio y la urbanización no deberán superar por mucho los 2 millones de euros. El polideportivo deberá contar con una pista apta para fútbol sala, con acceso adaptado y medidas reglamentarias, con canastas longitudinales para baloncesto, además de los anclajes necesarios para la práctica del voleibol. La grada será de acceso adaptado y tendrá un aforo mínimo de alrededor de 400 espectadores y un máximo de 500.

La instalación deberá contar con aseos para el público, cuatro vestuarios generales y dos vestuarios para árbitros. El polideportivo tendrá un espacio de control y recepción, un almacén general para material deportivo no inferior a 40 metros cuadrados, un espacio de botiquín, un vestuario de personal y un almacén de limpieza. Por otra parte y además del edificio, el proyecto debe incluir el diseño de la urbanización del entorno del polideportivo que permite su accesibilidad peatonal y rodada.

El actual polideportivo trubieco ocupa el antiguo mercado construido para los empleados de la fábrica de armas. No tiene las medidas reglamentarias para practicar deportes federados. La falta de espacio con las gradas supone un riesgo para los deportistas y, además, padece problemas estructurales de cierta importancia.