El Comercio

Manuel Carrero,a de Imagina un Bulevar.
Manuel Carrero,a de Imagina un Bulevar. / PIÑA

«Lo que sea bueno para el bulevar, será bueno para Oviedo»

  • «Oviedo nunca tuvo una estrategia de desarrollo sostenible. Hay barrios en desequilibrio, se construyó sin resolver los problemas»

  • Manuel Carrero Arquitecto, miembro de 'Imagina un bulevar'

Experto urbanista y miembro activo de la plataforma ciudadana 'Imagina un bulevar', el arquitecto y doctor en Análisis Territorial Manuel Carrero (Madrid, 1964) sale al paso de algunas cuestiones de actualidad del panorama ovetense y piensa en un nuevo modelo de ciudad. Lo acompaña una compañera de la plataforma, Belén González.

¿Qué le parece que Oviedo no haya podido ganar 15 millones de los fondos europeos para poder reformar el entorno de Santullano?

Es una mala noticia que la estrategia no haya sido seleccionada. Pensamos que el proyecto encajaba como un guante en la convocatoria porque es una actuación integral de regeneración urbana con aspectos económicos, sociales o ambientales. Además, significaba un cambio en el modelo de ciudad, hacia uno más sostenible. La creación del bulevar es de manual de urbanismo y similar a otras ciudades europeas. Ha sido una pena.

Avilés sí consiguió ayudas europeas. ¿Qué le faltó a Oviedo?

La experiencia de la Unión Europea en este tipo de ayudas ha ido cambiando, los criterios están siendo mucho más estrictos. Antes la UE subvencionaba actuaciones autónomas. Tras aprender de ello, la UE exige que los proyectos estén integrados dentro de una estrategia de ciudad: la UE colabora con el Ayuntamiento en continuar algo que está en marcha. Lamentablemente, Oviedo no ha tenido nunca una estrategia de desarrollo sostenible. Y Oviedo también tuvo ayuda de los fondos Urban. Creemos que esos dos factores han sido determinantes.

¿Cómo puede hacerse la obra sin ese dinero? El Alcalde declaró que no se podría hacer, luego dijo que se haría más lentamente.

Las declaraciones primeras del alcalde nos causaron preocupación; la idea de que el proyecto quedaba aparcado no era coherente con lo acordado con el equipo de gobierno. Los fondos DUSI fueron una oportunidad que apareció después, como pueden aparecer otras. El compromiso con 'Imagina un Bulevar' debe seguir.

¿Ayudarán al Ayuntamiento en su segunda oportunidad de conseguir esos fondos en diciembre?

Por supuesto, al igual que la primera vez se contó con ellos en todo momento. Estamos a disposición del Ayuntamiento para trabajar conjuntamente en todo lo que sea bueno para el bulevar, que será bueno para Oviedo.

¿A raíz de los talleres 'Diseña Santuyano', han mejorado las relaciones con el equipo de Gobierno?

Los talleres fueron un punto de inflexión, lo comentábamos en la reunión de ayer. La iniciativa ha salido reforzada, ha generado mucha confianza. Ha alegrado ver que el apoyo de todos los grupos políticos es unánime.

¿Qué valoración hace de la trayectoria de la plataforma?

Muy positiva. He aprendido muchas cosas; una reunión jueves tras jueves, más todo el trabajo que hay detrás de mucha gente. Muy valiosa. Ha sido un aprendizaje para todos, una experiencia pionera que ha puesto en la agenda política la participación ciudadana de la que antes no se hablaba.

Además de la entrada de la 'Y', ¿cuáles son los principales problemas de diseño urbano de Oviedo?

A nivel social, hay bastante segregación espacial entre unos barrios y otros. Unos están muy dotados con servicios; otros no llegan y el paro es importante. Esas diferencias crean desequilibrio. Las conexiones entre barrios. Los hay que están rodeados por barreras urbanísticas: Ventanielles, Guillén Lafuerza, Otero y Ciudad Naranco, por decir algunos. La Florida tiene un problema de movilidad. Se fue construyendo sin resolverlo.

¿Hace falta una Ronda Norte?

Como plataforma no nos atrevemos a dar juicios sobre otras actuaciones, pero 'Imagina un Bulevar' apoya un modelo de ciudad sostenible. Uno de los pilares de la sostenibilidad es la reducción del tráfico, principal factor de la contaminación acústica y atmosférica. Creemos que abrir más calles no soluciona los problemas de congestión de tráfico; paradójicamente, los agrava. Más coches salen y se produce un efecto de congestión superestudiado.

¿Qué se puede hacer con la fábrica de la Vega?

El bulevar afecta a la fábrica y viceversa, lo hemos hablado. La fábrica tiene que reincoporarse a la sociedad con tres principios. Uno, exclusión de la tentación especulativa. Esos terrenos son públicos independientemente de su titularidad y tienen que servir a necesidades de equipamiento. Dos, es uno de los patrimonios industriales más valiosos que tiene Oviedo, no solamente conservarlo sino ponerlo en valor, da valor añadido a esa zona. Es tan grande, que tiene que ser un área urbana con todos sus atributos, tiene que haber diversidad de funciones: residencial, equipamiento, ocio y, por qué no, actividades productivas. El modelo urbano sostenible no cree en zonas monofuncionales.

¿Podría haber un 'Imagina un Bulevar' para El Cristo?

Claro que sí. Tiene que ser un proceso que haga partícipe a toda la ciudad, abierto, transparente y vinculante. Lo que hizo el Principado era una consulta. No somos quiénes para decir qué necesita El Cristo, los vecinos tienen que analizar sus necesidades y ponerlas en común .

La contaminación es otra preocupación actual. ¿Cómo podemos hacer el urbanismo ovetense más sostenible?

Fomentando el transporte público, la bicicleta e ir a pie y reduciendo los coches. Las emisiones de gases de efecto invernadero y las partículas en suspensión, que son más perjudiciales, son principalmente responsabilidad de los automóviles. Oviedo tiene el Naranco; no lo aprovecha, y podría ser un espacio con una calidad enorme que mejoraría la calidad de vida de la gente. Y un entorno rural que se está degradando con urbanizaciones vacías.