El Comercio

Wenceslao López, durante un Pleno.
Wenceslao López, durante un Pleno. / MARIO ROJAS

El hombre tranquilo pierde la paciencia por primera vez

  • En el PSOE creen que Wenceslao López habló demasiado, pero no tomó decisiones; IU refuerza sus ataques contra el regidor

  • El alcalde reprocha la deslealtad y falta de rigor de sus socios, que aparenten tratar de apaciguar las aguas pero mantienen el pulso

En la estación de Castletown, un hombre alto desciende del tren. No parece un turista. No lleva cámara de fotos ni caña de pescar, como le reprocharán poco después. Es Sean Thornton (John Wayne), es 'El hombre tranquilo' (John Ford, 1952). El relato de un boxeador que ha jurado no volver a pelear. Ni siquiera en Irlanda. Le va a costar. El primer diálogo es algo así:

-¿Puede indicarme el camino a Innisfree?, pide Thorton.

-Innisfree, ¿eh? Está a unos 8 kilómetros, quizá más. ¿Ve usted aquel camino de allí?, le responde un ferroviario

-Sí.

-Pues olvídese de él. No le sirve de nada. El mejor camino a Innisfree, yo lo he recorrido muchas veces...

El alcalde se dice un hombre tranquilo. «Soy un hombre muy calmado, la pasión la reservo para una sola cosa», dijo esta semana. También quiere llegar a Innisfree o a algo parecido, a un lugar tan lejano del Ayuntamiento que se ha encontrado el equipo de gobierno, como los Estados Unidos de la 'isla esmeralda'. En su discurso de toma de posesión, Wenceslao López se acordó de Tomás Arce, secretario que fue del Ayuntamiento en los 70 y principios de los 80. Se acordó de un Consistorio que no existe y si quiere llegar a él -rellenarlo de personal, volverlo eficiente y ágil- tendrá que hacer el camino de Innisfree de la mano de un montón de irlandeses de tópico: pendencieros de taberna y gritones como solo puede serlo la izquierda española. Esta semana, Somos e IU se han alineado para recordarle que será un hombre tranquilo, pero no es un hombre solo. Con el pretexto de las declaraciones del regidor, tras confirmarse que los fondos para el bulevar de Santullano le tocaban a Avilés y Mieres, los dos grupos municipales hicieron un comunicado conjunto, para recordar al socialista que 'antes de hablar, pregunte' y que «no gobierna en solitario».

Después de casi un año y medio de ser tildado por todo Innesfree y parte del condado de Galway de «cobarde» por parte de la oposición, Wenceslao López se subió (John Wayne medía 35 centímetros más que el alcalde) al estrado y atacó a sus socios por falta de rigor, deslizó sospechas de deslealtad y repartió quejas contra sus socios de gobierno. Como con el bueno de Sean Thornton, la demostración de arrestos pareció contentar a todos. El comunicado de Somos e IU, que siguió a la rueda de prensa, era conciliador, evitaba extremos y lo llamaba «nuesto alcalde». Todo apariencias. Como un huraño irlandés de taberna, el coordinador de IU, Alejandro Suárez, le soltó al día siguiente, viernes, un 'ni si quiera se ha traído la caña de pescar' o de negociar: «No se ha negociado nada y, en este caso, tampoco». Suárez se pasó el día sembrando fuego y declaro que IU se pondrá del lado de los trabajadores en las remunicipalizaciones de servicios, «no del gobierno».

Una taberna irlandesa

El alcalde cree que la situación política nacional, la debilidad del PSOE y el renovado pulso de Unidos Podemos, pesa en las desavenencias. No se sabe si vamos hacia otra campaña electoral -fatigosa, reiterativa, hosca y cómica a veces- o hacia un gobierno corto y en minoría del PP. Sus compañeros de partido creen que el alcalde el jueves, habló demasiado y golpeó menos de lo que se le exige a un irlandés medio. Hay quien le pide mano dura y puños de boxeador.

Los socialistas desconfían de Somos, aunque los golpes vengan desde IU. Los de Taboada se entienden con estos últimos y firman comunicados juntos, pero proclaman su lealtad a Wenceslao. IU habla de empleo público, pero prefiere que sigan los que entraron (y cómo entraron) en la empresa privada y dejar a 2.000 aspirantes a interino en las colas del INEM. Si no fuera un equipo de gobierno sería una pelea de taberna irlandesa.