El Comercio

El coste de TUA se dispara hasta los 8,9 millones de euros por la caída de viajeros

Un autobús de TUA en la parada del Hospital, la que mayor número de viajeros mueve al año; el pasado, 556.000.
Un autobús de TUA en la parada del Hospital, la que mayor número de viajeros mueve al año; el pasado, 556.000. / M. ROJAS
  • El transporte costó 19,1 millones el año pasado de los que la venta de billetes y tarjetas solo cubrió 10,8 millones

Nunca moverse en autobús por Oviedo fue tan caro como el año pasado. No para los viajeros, que pagan las mismas tarifas desde hace dos, pero sí para el Ayuntamiento y ahí pagan todos, los que usan los coches de TUA y los que no, todos a través de sus impuestos. El coste del servicio ascendió el año pasado a más de 19,1 millones de euros 87 euros por vecino y casi dos millones más que en 2014.

El aumento de los costes se debe a la extraña maniobra del nuevo convenio colectivo del transporte, en la que los trabajadores aceptaron con entusiasmo convertir sus dietas en un complemento salarial, pese a que este último está sujeto a una tributación más alta. El Ayuntamiento puso el grito en el cielo. TUA llevaba años pleiteando para que las dietas de sus conductores se incluyesen entre los costes del servicio y las pagase el Consistorio sin éxito. El cambio del convenio añade no menos de 600.000 euros a los costes a cambio de nada.

Además, la caída del número de viajeros, con la aparejada reducción de los ingresos tarifarios (la venta de billetes y bonos) hasta un nuevo mínimo ha conllevado que la subvención municipal al transporte crezca hasta los 8,9 millones de euros el año pasado por los 8 del anterior. El número de ovetenses que se montó en un autobús rondó los 11,31 millones, frente a los 11,76 millones de 2014, muy lejos ya de los años en los que se superaban los 15 millones de viajeros y ello pese a que la red creció un 8% en la revisión del Plan de Movilidad.

El grupo Alsa desembarcó en el Ayuntamiento de Oviedo en los años 80 en sustitución de la anterior concesionaria, Traval, que prestó servicio desde 1956 y hasta la llegada de TUA en 1981. Los primeros años de la nueva concesión fueron aburridos. Los servicios se repartían en siete líneas de autobuses y cinco de microbuses. Los precios de los billetes iban desde las 28 pesetas del ordinario a los 40 de algunos bonos y servicios. Solo a partir de 1992, con un acuerdo entre el Ayuntamiento y la empresa, se impulsó un nuevo servicio, del que desaparecieron los microbuses, se incluyeron los coches adaptados de piso bajo y se extendieron las líneas a Tudela Veguín o Olloniego.

Todo cambió en 2004. Gabino de Lorenzo anunció una rescisión anticipada de la concesión y una nueva licitación por 25 años en la que se obligaba a las interesadas a comprar el material rodante a TUA. Con esos mimbres solo concurrió lógicamente la empresa del Grupo Alsa. El nuevo pliego daba más libertad al Ayuntamiento para decidir recorridos o frecuencias, pero inmediatamente disparó los costes. Solo el primer año, 2005, ascendieron a 2,7 millones de euros, más del doble que un año antes y tres veces y pico los costes de 2002. Y siguieron subiendo de forma sostenida.

Desavenencias

El nuevo contrato establecía que el Ayuntamiento pagaría a la empresa en función de los kilómetros recorridos y las horas de servicio. El acuerdo tiene 25 años de duración. La concesión se extinguirá en 2029, pero las condiciones no han aguantado una década. Entre 2005 y 2010, los costes se dispararon. El kilómetro recorrido subió un 35% más, hasta 1,349 euros, y la hora de servicio otro tanto, de 11, 6 a 14,7 euros.

Los números juegan en contra del Ayuntamiento y ni las subidas del precio del billete han podido compensar la escalada de costes. En la actualidad, la flota de autobuses de TUA está compuesta por 35 autobuses articulados, que se usan en líneas como la C, D o H. En concreto, el coste por kilómetro es de 1,52 euros; 1,82 para los convencionales. La flota para este tipo de autocares asciende hasta los 27 y también hay cuatro microbuses, que se utilizan sobre todo para recorrer las zonas rurales, y que tienen un precio por cada mil metros de 79 céntimos. Por su parte, la hora de servicio se acerca ya a los 40 euros.

Ni con esos números está de acuerdo la empresa.Los técnicos municipales encargados de esta área rechazaron la propuesta de liquidación formulada por TUA. La sociedad presidida por Jacobo Cosmen establecía una prima y plus con una retribución de este apartado de 244 euros, ya que tiene en consideración el convenio para un conductor perceptor del transporte de pasajeros urbanos. Sin embargo, el Consistorio argumenta que se debe de tener en cuenta el acuerdo del sector de transportes por carretera del Principado de Asturias, que fue publicado por el Boletín Oficial del Principado de Asturias (BOPA) el 23 de febrero, y que sitúa esta cantidad en los 116,38 euros, Es decir, poco más de 127 euros de diferencia que influyen en la cuenta total en favor del Ayuntamiento.

A pesar de esta disconformidad existen puntos en los ambas partes están de acuerdo. Uno de ellos se refiere a la liquidación a favor de las arcas municipales que es de 667.000 euros y también se han establecido los incentivos por la calidad objetiva del servicio y por la satisfacción del cliente. Este apartado se resolvió en febrero de este mismo año y gracias a que ha sido positivo, Alsa recibirá cerca de setenta mil euros, ya que cada una de estas partidas supera los 34.000 euros.

Igualmente, en cinco meses del año se vendieron autobuses de la flota que ya no eran usados por los conductores. En abril fue la mensualidad que más dinero se recibió, debido a que se superaron los seis mil euros y los ingresos en este apartado ascendieron hasta los 19.625 euros. También se considera beneficio extraordinario, la publicidad que lucen los autobuses y la que se pone en las marquesinas. Todos los meses se recibió una cantidad fija de dinero, que es de diez mil euros.

Amortizaciones

En toda cuenta general, además de los conceptos de ingresos y gastos, debe de aparecer un apartado referido a la amortización. Con el paso del tiempo, los activos van perdiendo valor y el año pasado esta cantidad rondó los dos millones de euros. Aquí no solo se incluye la flota de autobuses, sino que también los equipos del Consorcio de Transportes de Asturias (CTA), que se instalaron hace más de dos años cuando Oviedo entró a formar parte de esta asociación.

En este sentido, la venta de bonos y de los billetes sencillos para poder viajar en los autobuses de TUA se situaron en los cuatro millones y en los seis millones. O lo que es lo mismo, el 60% de los viajeros usa el billete ordinario. Agosto fue el mes del año con menos viajeros con tarjeta del CTA. El mes que más billetes sencillos se despacharon fue junio cuando se rondaron los 560.000, sin embargo un mes antes se logró el registro más bajo de todo el año. En total, los ingresos tarifarios (por bonos, tarjetas y billetes sencillos), desprendidos de ambas ventas, ascendieron a los 10,81 millones de euros.