El Comercio

Intento de robo en una vivienda habitada de Ciudad Naranco

El portal donde se produjo el asalto a la vivienda.
El portal donde se produjo el asalto a la vivienda. / M. ROJAS
  • La Policía Nacional no descarta que los ladrones utilizaran el método 'bumping' pero también contemplan otras posibilidades

Por el 'modus operandi', a primeras, podría pensarse que los ladrones, que ayer intentaron acceder a una vivienda de la calle Viseu, en Ciudad Naranco, utilizaron el método 'bumping'. Sin embargo, la Policía Nacional, que se ha hecho cargo de la investigación, no descarta otras posibilidades. «La Científica está investigando. Podría darse el caso de que alguien accediera a la vivienda con la misma llave del domicilio», aseguraron fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Asturias.

Todo está en el aire porque hasta que no haya confirmación policial se desconoce como estos ladrones lograron acceder a un domicilio, ubicado en el portal número 2 de la calle Viseu. Lo que sí se sabe, porque así lo ha confirmado la Jefatura Superior de Policía de Asturias, es que ayer un vecino de esta zona de nuevas urbanizaciones de Ciudad Naranco, recibió varias llamadas insistentes al telefonillo de su domicilio. Lejos de prestar atención a la insistencia de quien picaba, hizo caso omiso. La sorpresa se la llevó cuando comenzó a escuchar ruidos extraños en la cerradura de la puerta de su casa.

Los presuntos ladrones, se confiaron al no recibir respuesta, de algún modo lograron acceder al interior del bloque y de éste a la vivienda. Sin embargo, el piso no estaba vacío. Su propietario se encontraba en el interior. Los cacos, sorprendidos huyeron del lugar.

No hubo que lamentar sustracción de botín ni mucho menos heridos. Sólo el susto que se llevó el propietario del piso. La brigada Científica, de la Policía Nacional, se ha hecho cargo de las investigaciones.

Durante el verano pasado varias viviendas fueron desvalijadas por el método 'bumping'. Un procedimiento que consiste en reventar cerraduras mediante una llave maestra. Con la ayuda de una herramienta, los ladrones dan unos pequeños golpes, con los que consiguen desplazar momentáneamente los cilindros del bombín. Desde ese momento, queda desbloqueado y se desliza libremente.

En agosto la Policía Nacional detuvo a tres personas, de nacionalidad rumana, como autoras de varios robos con fuerza en diferentes viviendas con este método.