El Comercio

Los ovetenses quieren su bulevar

Vista panorámica de San Julián de los Prados y la entrada de la autopista ‘Y’.

Vista panorámica de San Julián de los Prados y la entrada de la autopista ‘Y’. / Pablo Lorenzana

  • Los vecinos ven necesario reformar la entrada de la 'Y', aunque no lleguen los fondos europeos al Ayuntamiento

No haber podido ganar la convocatoria de 15 millones de euros procedentes de los fondos europeos de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado (DUSI) provoca desazón, pero eso no debe impedir que el Ayuntamiento de Oviedo reforme la entrada a la ciudad de la ‘Y’. Así se resume el sentir general de los ovetenses, que ansían ver hecho realidad el proyecto de ‘Imagina un Bulevar’ en la autopista A-66.

A Ramón Oro le extraña que un Consistorio «rico, con un IBI elevadísimo», como es el de Oviedo, no fuera capaz de captar las ayudas comunitarias. «Está mal que el Ayuntamiento no cumpla con sus obligaciones, tiene que poner medios para hacer las cosas bien». Oro considera que la obra «es necesaria» y lamenta que no se invierta más cuando «ningún cargo político se ha rebajado el sueldo».

Más contundente es María Álvarez, residente junto a San Julián de los Prados: «Si hay posibilidad de atraer fondos, es una vergüenza. Están centrados en peleas del tripartito cuando deberían centrarse en ser eficientes para los ovetenses”. Álvarez extiende su queja contra el Gobierno autonómico, que en su opinión no se ocupa de los monumentos que son Patrimonio de la Humanidad. «Es importantísimo preservar San Julián, con sus pinturas murales», destaca.

Tomás Cerra también está descontento. «Es una tomadura de pelo que se acuerden después de tantos años cuando se está casi cayendo» el monumento de Santullano, indica. Desde su punto de vista, el fracaso en captar estos fondos puede tener que ver con «la persecución de estos frescales contra la Iglesia». Mantiene un especial cariño al templo porque, asegura, su abuela «se bautizó allí y vivió 103 años».

Especial vinculación con la zona tiene Pili Moreno. Su abuela cofundó la fiesta de Santa Filomena, proclama orgullosa. «Me parece fatal», opina sobre la incapacidad municipal para obtener los fondos DUSI. «Nosotros admiramos esta joya desde siempre, porque vivimos ahí, tenemos terrenos allí. Un parque precioso. Que lo arreglen cuanto antes, es indispensable». Para Moreno, no hay duda que de que el Ayuntamiento debe aportar dinero para proteger San Julián si hace falta: «Está deteriorado por el paso de los coches».

También reclama más protección para el santuario prerrománico Cruz Cerra. Confiesa que, cuando pasa cerca, dice: «Déjame ir despacio para cuidarlo». Sobre los fondos perdidos, considera que «es una pena. A mí me gustaría que se llevara a efecto. Firmé una petición en change.org, pero no salió». Anima a trabajar más por la zona: «No entiendo que una joya así no se cuide, a ver si hay suerte». El Ayuntamiento tiene una segunda oportunidad en diciembre para conseguir partidas de Europa, esta vez de menos cuantía. El sentir popular es unánime: deben «ponerse las pilas» para que no vuelva a pasar de largo la oportunidad.