El Comercio

Perros sueltos en los parques infantiles

Rosa Martínez traslada su queja a través del teléfono. Cuenta que está «harta» de que en le parque de Vetusta los perros anden sin correa. Rosa puso como ejemplo una anécdota que le ocurrió a ella, mientras jugaba con su nieta, de cuatro años, en el área de columpios del parque. «La cría estaba intentando subirse al tobogán cuando de repente apareció un perro y se le echó encima. No de manera agresiva, era un cachorro y solo quería jugar. Sin embargo, el susto que se llevó fue tremendo», relató esta vecina de Vetusta. «No pasó nada, pero podía haberle hecho daño a la niña o morderla, nunca se sabe con los perros». Rosa Martínez pide más vigilancia en los parques para que se controle que los perros vayan atados.