El Comercio

El proceso de participación sobre El Cristo estará acabado en enero

  • Los vecinos organizan esta tarde un acto de protesta lúdico para reclamar que la antigua lavandería pase a ser un centro social

Empataron en precio, 55.000 euros, incluso en la fase de negociación, y solo algunos detalles técnicos han acabado por inclinar el contrato en favor de Paisaje Transversal frente a Gea 21. Será esta primera la que desarrollará el proceso de participación ciudadana pactado entre el Ayuntamiento y el Principado para definir el futuro de los terrenos de la antigua ciudad Sanitaria de El Cristo. Todo el proceso, que contará con cinco fases, deberá estar concluido el próximo 31 de enero, según informó el Ayuntamiento en un comunicado de prensa.

La concejalía de Participación, dirigida por la vicealcaldesa Ana Taboada, será la encargada de dirigir el plan. «El futuro de El Cristo-Buenavista es una de las piezas estratégicas que definirá el Oviedo de las próximas décadas, por eso creemos que es totalmente imprescindible que la gente decida sobre qué debe albergar y nos haga llegar las carencias de servicios que a su juicio debería cubrir ese espacio. Hemos intentado diseñar un proceso abierto y ambicioso de participación en el que nadie se quede fuera», recalcó Taboada.

Paisaje Transversal iniciará, en próximas fechas, una campaña de comunicación para dar a conocer el proceso de participación y sus propósitos a los ovetenses. Tras esa primera toma de contacto, comenzará la recogida de propuestas por diferentes cauces para establecer qué necesidades sin cubrir existen en la zona o qué usos pueden proponerse para estas 23 hectáreas de suelos urbanos.

Una vez recopilada toda la información, el plan prevé contrastar las ideas planteadas para, a partir de consensos, fijar unas líneas estratégicas que permitan concretar actuaciones en todo el área de El Cristo- Buenavista. El hito final del proyecto será la redacción de un documento que recoja «un pacto social entorno al futuro de los terrenos del viejo hospital y su entorno». Sería el inicio del planeamiento, que deberá ser definido en un concurso de ideas y después trasladado al plan general de la ciudad, que el equipo de gobierno va a revisar. Un proceso que no estará listo hasta 2019.

De participación, necesidades y usos también quieren hablar el nuevo movimiento vecinal nacido bajo el nombre de Mancha Verde. «A la espera de los usos definitivos que, consideramos, tienen que salir de un proceso participativo involucrando a toda la ciudadanía, necesitamos dotarnos de usos provisionales», explicaron en un comunicado. Tras conseguir la autorización del Principado para que el antiguo helipuerto pase a ser un parque a finales de enero, esta tarde, a las 17.30, celebrarán una acción lúdico reivindicativa delante de la antigua lavandería del Hospital, que quieren transformar en un centro social.

Su plan es sacar mesas y sillas a la calle delante del edificio La Muria para jugar a las cartas, el dominó, leer el periódico o charlar. Una forma de reivindicar el uso que pretenden para el edificio, ante el silencio por parte del Principado a su propuesta. «El sentido común nos dice que no es normal que tengamos edificios públicos abandonados en una zona donde las personas mayores se tienen que atechar bajo las marquesinas del autobús cuando llueve», denuncian.