El Comercio

Cuarenta y un meses pidiendo su readmisión a la fábrica de armas

La concentración de los despedidos, ayer, ante la fábrica de armas de Trubia.
La concentración de los despedidos, ayer, ante la fábrica de armas de Trubia. / MARIO ROJAS
  • A la espera de que el Tribunal Supremo falle sobre los recursos de casación, ninguno de los despedidos hará el curso de soldadura convocado

Un mes más y los 55 despedidos de la fábrica de armas de Trubia se volvieron a concentrar ante las instalaciones de la factoría para pedir su readmisión. Lo vienen haciendo cada día 10 de mes desde hace 41 meses, desde que en mayo de 2013 la empresa inició un Expediente de Regulación de Empleo tras cerrar la factoría de La Vega.

Además, todos ellos están esperando a que el Tribunal Supremo emita su fallo sobre los recursos de casación interpuestos, una vez que la Audiencia Nacional anuló la sentencia sobre el ERE. Aún no hay una fecha exacta, pero creen que el Alto Tribunal se pronunciará relativamente pronto.

De forma paralela, ninguno de los despedidos ha presentado su candidatura para los dos cursos de soldadura, organizados por Santa Bárbara Sistemas y la Fundación Metal. Están destinados a veinticinco personas que en estos momentos estén en paro, que cuenten con experiencia y/o formación en el sector industrial y que tengan una serie de certificados. La razón es que la mayor parte de los despedidos tiene sesenta años y su intención es volver a sus puestos de trabajo cuanto antes. En septiembre, Santa Bárbara readmitió a uno de los despedidos, después de que los sindicatos y la empresa acordasen que cumplía con el perfil solicitado. Asimismo, la empresa ha creado una bolsa de empleo para cubrir los setenta puestos de aquí hasta final de año para hacer frente al contrato de vehículos para las tropas británicas. Los ocho primeros debe ser entregados antes de 2017 y también se construirán 589 barcazas, de las que el primer centenar se montarán entre la factoría trubieca y la de Sevilla.