El Comercio

El agresor de un taxista y de varios agentes permanece hospitalizado

  • Su estado de salud estaba tan alterado tras haber ingerido distintas drogas que el hombre, S. G. T., de 30 años, no ha recibido todavía el alta hospitalaria

El hombre detenido por agredir el pasado domingo a un taxista, varios agentes de la Policía Local y a un vigilante de seguridad del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) permanece aún ingresado. Su estado de salud estaba tan alterado tras haber ingerido distintas drogas que el hombre, S. G. T., de 30 años, no ha recibido todavía el alta hospitalaria. La Policía Nacional, según informaron ayer desde la Jefatura Superior, aguarda su alta médica para ponerle a disposición de la autoridad judicial.

El hombre se enfrentará a los delitos de lesiones y atentado a la autoridad después de que el pasado domingo protagonizara un suceso que discurrió en diferentes escenarios. El primer incidente violento fue tras subirse a un taxi en la avenida de Torrelavega. Accedió al vehículo e informó al conductor que quería desplazarse hasta el restaurante Buenos Aires, en el monte Naranco, pero también exigió al taxista que llamara para reservarle una mesa en el citado establecimiento. Ante la negativa del conductor, la emprendió a golpes contra él. Un vecino de la zona salió en su auxilio y consiguió reducirle.

Una patrulla de la Policía Local alertada de los hechos se desplazó inmediatamente hasta la avenida de Torrelavega, aunque necesitó refuerzos para controlar al hombre que estaba fuera de sí.

Según confirmaron los análisis que le realizaron en dependencias sanitarias, había ingerido cocaína, ketamina y alcohol. Algo así como «una mezcal explosiva», según explicaron los agentes. Cuando los agentes lograron reducirle, fue trasladado al HUCA, donde hirió a dos agentes y un vigilante de seguridad. Tienen antecedentes policiales.

Temas