El Comercio

El TSJA desestima otro recurso contra la ordenanza de terrazas

Dos de las terrrazas situadas en la calle Fierro.
Dos de las terrrazas situadas en la calle Fierro. / MARIO ROJAS
  • La Unión y Defensa de los Hosteleros de Asturias pedía que los tribunales declarasen nula esta normativa

La ordenanza de las terrazas, que entró en vigor el 1 de enero, recibió tres recursos por parte de las asociaciones de hostelería de la ciudad. Los dos primeros fueron desestimados por el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) hace meses, y ahora acaba de ser rechazado el que restaba. Interpuesto por la Unión y Defensa de los Hosteleros de Asturias (UDHA), pedía declarar nula la normativa, ya que «sobre la regulación del principio de accesibilidad universal se soslayó el concepto de ajustabilidad», provocando perjuicios «muy altos para los afectados», según recoge la sentencia del juzgado lo Contencioso-Administrativo y que recibieron las federaciones de vecinos y discapacitados este martes al ser codemandados. Ahora, la UDHA tiene un periodo de treinta días para presentar recurso de casación, que en caso de presentarse será estudiado y resuelto por esta misma sala.

Asociaciones de vecinos

El presidente Asociación de Vecinos del Oviedo Antiguo, Juan García, afirmó ayer que le llama «la atención que el gobierno local haya querido cambiar este texto», que ha recibido el visto bueno de los tribunales, cuando solo lleva «diez meses funcionado». Igualmente, mostró su disconformidad contra la revisión aprobada durante el verano por el ejecutivo local, que permite que las terrazas superen el ancho de la fachada del edificio en aquellos lugares que no cuenten con una protección especial por parte de la Consejería de Cultura.

Otra de las facilidades es que estas estructuras se puedan instalar en zonas de aparcamiento, siempre y cuando haya una tarima rasante con la vía, que garantice la accesibilidad y la zona de tránsito para peatones. Por último, los esqueletos catalogados bajo la distinción B, y que son aquellas que tienen algún armazón, podrán salvar esta distancia de tres metros con la fachada si se instala un sistema de pórticos, que deberá respetar la distancia mencionada. Estos cambios no gustan ni a los vecinos, ni a los hosteleros. Los primeros afirman que esta modificación es una falta de respeto a «dos años de trabajo», en los cuales se han consensuado todos los puntos de la normativa.

A pesar de estas disconformidades, el Pleno del Ayuntamiento de septiembre dio el visto bueno a ese texto, gracias a los votos del PSOE, Somos e IU. El plazo de presentación de las enmiendas ha finalizado y ahora solo queda que los concejales las discutan antes de darles el visto bueno.

Igualmente, a principios de mes se abrió el periodo de información pública y audiencia a las personas interesadas en la presentación de reclamaciones y sugerencias y lo podrán realizar en un plazo máximo de treinta días.

Temas