El Comercio

«No debemos confiarnos, aunque las infracciones hayan descendido un 3,8%»

fotogalería

Las autoridades asistieron al acto y al posterior desfile de la Guardia Civil durante la festividad de la Virgen del Pilar. / MARIO ROJAS

  • El coronel jefe Francisco Javier Almiñana animó a los guardias civiles a trabajar sin relajo

  • El delegado del Gobierno insiste en la festividad del Pilar que Asturias es «una de las regiones más seguras de mundo»

El delegado del Gobierno, Gabino de Lorenzo, no fue ayer nada original. En su intervención ante los agentes de la Guardia Civil que ayer celebraban la fiesta en honor a su patrona, la Virgen del Pilar, repitió prácticamente las mismas palabras que unas semanas antes había pronunciado en la festividad de los Santos Ángeles Custodios de la Policía Nacional. Ofreció las mismas cifras, prácticamente encabezadas con las mismas frases y quiso, como hizo hace unas semanas, centrar la atención en los familiares de esos agentes que ayer recibían su homenaje tras todo un año de trabajo. Ante ellos insistió en que «Asturias es una de las regiones más seguras del mundo, con una tasa de criminalidad por cada mil habitantes de 25,3, es decir 18 puntos por debajo de la media nacional», repitió el delegado del Gobierno.

El acto de reconocimiento al «sacrificio, honradez y honor» de los guardias civiles sirvió también para dar la bienvenida a la celebración en Asturias al coronel jefe de la 14ª Zona de la Guardia Civil, Francisco Javier Almiñana, quien ofreció cifras que «demuestran nuestro compromiso con la sociedad». Prueba de ello es, dijo, que las infracciones en las que interviene la Benemérita se han reducido este año un 3,8%. «La tasa de esclarecimiento está en el 54% y se ha puesto a disposición de la justicia a 2.343 personas», resaltó el coronel. En su exposición quiso destacar también la labor de uno de los cuerpos, el de rescate, que más intervenciones suma en Asturias a lo largo del año: «Se han registrado 2.324 intervenciones tanto de la unidad área, como grupos de montaña e intervenciones subacuáticas», subrayó. Eso lo anunció a todos los presentes que ayer visitaban el cuartel. A los de dentro, a quienes cada día trabajan en Rubín, les instó a trabajar sin relajo.

«Debemos trabajar en la misma línea. No debemos confiarnos», les animó, a la vez que recordaba los cambios de horarios para mejorar la conciliación de la vida laboral y familiar: «Han supuesto un gran avance pero hay que responder con mayor compromiso si cabe», advirtió.

Presencia del alcalde

Este año ninguna de las autoridades locales y regionales faltó al acto de la Virgen del Pilar. Allí estaban presentes el consejero de Presidencia, Guillermo Martínez, y el alcalde de la ciudad, Wenceslao López. El tono de Gabino de Lorenzo fue con ellos mucho más cordial, olvidando los reproches del pasado 2015, año electoral. En representación del Ayuntamiento solo asistió entonces el concejal de Seguridad Ciudadana, Ricardo Fernández, y Gabino de Lorenzo lo resaltó. «Es un honor asistir al homenaje de la Guardia Civil. Así he hecho 21 años como alcalde de Oviedo. Los que están son y los que no están, no son», dijo hace un año en las que no sabía si iban a ser sus últimas palabras como delegado del Gobierno.

Ayer volvió a recordar que el gobierno está en funciones y de hecho hizo «balance» de sus cinco años como su representante en Asturias. «En este tiempo he podido conocer de cerca el excelente trabajo de los agentes. He tenido el suficiente tiempo para hacer balance y de hacerlo con objetividad. Asturias es junto a Extremadura la segunda región más segura de España», resaltó una vez más. Ante ese balance cabía preguntarse si seguirá en el puesto cuando el gobierno deje de estar en funciones: «Eso son cuestiones personales, como si me preguntan qué hago a partir de las diez de la noche. Dormir y callar», respondió a las preguntas de los periodistas.

Condecoraciones

Durante el acto de la festividad de la Virgen del Pilar, se impusieron diferentes condecoraciones a guardias civiles y también a personal ajeno a la Benemérita por su colaboración. Especial protagonismo tuvo la Hermandad de Amigos del Benemérito Cuerpo de la Guardia Civil (Habecu) nacida en 2003 para «proyectar hacia la comunidad la permanente acción benefactora de la Guardia Civil de España, así como apoyar, exaltar y difundir sus funciones beneméritas, coadyuvando a estas». Hace tan solo unos días, su presidente, José Gutiérrez de la Fuente entregó los premios a los mejores expedientes académicos de entre los hijos de los guardias de Asturias. Ayer fue él quien recogía la distinción.

Fue muy aplaudido, como Ildefonso López, un veterano nacido en 1924, que comenzó su carrera en la Benemérita en Navas de Tolosa en 1948 y que tras rodar por diferentes ciudades fue a parar a Mieres, donde desempeñó gran parte de su carrera como guardia civil. Ayer, él y todos los agentes que recibieron la cruz al mérito de la Guardia Civil eran los protagonistas. Ellos y, como quiso destacar el delegado del Gobierno, sus familias, «que cada día ven salir de sus casas a sus seres queridos sin saber qué les deparará la jornada. Ellos que cada día se preguntan: ¿Qué le puede pasar hoy en el trabajo?».