El Comercio

Gaitas y jotas para un mediodía de folclore asturiano por el centro

La Banda de Gaites Naranco tocando ayer en la Escandalera.
La Banda de Gaites Naranco tocando ayer en la Escandalera. / M. ROJAS
  • Multitud de turistas rodearon a los artistas y los grabaron

El sol se resistió a salir la mañana de ayer, pero eso no impidió ayer a la Banda de Gaitas Naranco y al Grupo folclórico Trasgu poner el alma en la última actuación del año por las calles del centro de Oviedo, desde la plaza de La Escandalera hasta la calle Mon, pasando por El Campillín.

Multitud de turistas rodearon a los artistas y los grabaron. Parecía una auténtica fiesta del siglo pasado, de no ser por los palos 'selfi', tan del 2016. «Nunca había visto esto en Oviedo», dijo satisfecho el chileno José Pedro Martínez.

Pero solo miraron, no se atrevieron a meterse entre las jotas de Cangas y de Babia, el Saltón o la muñeira de Tornales. «En un bolero se puede sacar gente, pero estos bailes son complicados y está mojado para hacer un bolero», apuntaba Cuqui Ormazábal, presidenta del grupo Trasgu. Ormazábal se enorgullecía de que en la agrupación hay desde niños de 5 años hasta muy veteranos, aunque ella ya se ha retirado.