El Comercio

Hosteleros estudian recurrir el fallo del TSJA contra la ordenanza de las terrazas

A pesar del mal tiempo de ayer, esta céntrica terraza, frente a la Junta General, estuvo muy concurrida.
A pesar del mal tiempo de ayer, esta céntrica terraza, frente a la Junta General, estuvo muy concurrida. / ALEX PIÑA
  • La Unión y Defensa de los Hosteleros de Asturias culpa de esta situación a Otea, ya que presentaron las alegaciones en «un folio y no había estudio»

El rechazo del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) a declarar nula la ordenanza de las terrazas no pilló por sorpresa a la Unión y Defensa de los Hosteleros de Asturias (UDHA). Para su presidente, Edén Jiménez, los profesionales de este sector «esperábamos» el fallo, ya que los otras dos recursos que se presentaron tuvieron el mismo desenlace.

Ante este escenario, el colectivo estudia presentar un recurso de casación. Tiene un mes de plazo. «Vamos a ir hasta el final y si no lo conseguimos con las mesas de trabajo que ha organizado el equipo de gobierno, lo intentaremos en los tribunales», señaló Jiménez.

Criticó la actuación de la Asociación de Hostelería y Turismo de Asturias (Otea) durante todo este proceso porque las alegaciones que presentaron a la ordenanza de terrazas ocupaban «un folio, en el cual no había estudio, ni apelación». «Da igual el trabajo que hiciésemos, que esta actuación nos dañó al resto», lamentó.

«Hubiese sido más fácil y económico que la patronal hiciese su trabajo», apuntó. Como la UDHA no estaba satisfecha con estas medidas, decidió emprender otro camino y presentó ante el Ayuntamiento un informe pericial, en el cual se «avalaba la pérdida económica que íbamos a sufrir» con la puesta en marcha de esta ordenanza, que entró en vigor el primer día del año, después de que el Pleno del 13 de febrero de 2015 diese su visto bueno por unanimidad.

En la actualidad, la ordenanza se encuentra en un periodo de información pública y audiencia a las personas interesadas en presentar reclamaciones y sugerencias, después de que este verano la Concejalía de Urbanismo, liderada por Ignacio Fernández del Páramo, decidiese incorporar tres modificaciones que no agradan ni a los hosteleros ni a los vecinos de la zona. Unos piden que el texto se mantenga tal y como está, ya que han estado durante dos años consensuado punto por punto y los otros quieren que se modifique de arriba a abajo, debido a que afecta a la actividad económica de este sector.

Los cambios introducidos a última hora permiten que las terrazas superen el ancho de la fachada del edificio en aquellos lugares que no cuenten con una protección especial por parte de la Consejería de Cultura. También, que estas estructuras se puedan instalar en zonas de aparcamiento, siempre y cuando haya una tarima rasante con la vía, que garantice la accesibilidad y la zona de tránsito para peatones. Por último, los esqueletos catalogados bajo la distinción B, y que son aquellas que tienen algún armazón, podrán salvar esta distancia de tres metros con la fachada si se instala un sistema de pórticos, que deberá respetar la distancia mencionada.