El Comercio

Un recurso amenaza el pago del complemento de productividad de toda la plantilla del Ayuntamiento

  • AFLAT, una asociación afín a AFIAO, desata una tormenta con un pleito que pone en duda la estructura salarial del Ayuntamiento

La jurisprudencia no deja lugar a dudas: el pago de complementos de productividad debe retribuir la especial dedicación y desempeño de los trabajadores públicos más allá de sus obligaciones y no puede ser «fijo en su cuantía ni periódico en su devengo». No puede ser, igual es mucho decir. No puede ser hasta que un juez lo anule, porque el Ayuntamiento lleva más de 20 años pagando complementos de productividad fijos, la misma cantidad de dinero, y periódico, todos los meses, a buena parte de su plantilla. Ni siquiera la nueva Relación de Puestos de Trabajo fue capaz de corregir el desmán. Se limitó a incluir en el organigrama una oficina de Evaluación del Desempeño, que nunca se puso en marcha; mantuvo una parte del complemento como 'objetivo de productividad', e inventó -no existe en la legislación- un complemento personal de productividad transitorio. Con todo, nadie de la plantilla municipal perdió un euro en sus nóminas.

La aprobación de la RPT generó un enorme malestar entre los técnicos medios de la casa. El organigrama les quitaba atribuciones sobre contratos que se centralizaban en una oficina técnica. Del malestar surgió la Agrupación de Funcionarios Independientes del Ayuntamiento de Oviedo (AFIAO), que ganó las elecciones sindicales de 2015. Desde entonces, con el apoyo de SAS y bajo el paraguas de CSI-CSIF, preside la junta de personal su líder Carlos Valledor. El mismo que como presidente de otro colectivo (AFLAT, la Asociación de Funcionarios y Laborales del Área Técnica del Ayuntamiento de Oviedo) presentó un recurso contra la Relación de Puestos de Trabajo recién aprobada. Uno peligroso porque cuestiona las retribuciones en concepto de productividad. Es lo que otro funcionario llama «una bala de plata». La jurisprudencia es tan clara en este aspecto, que para tumbar la RPT era una apuesta segura aún a riesgo de que toda la plantilla pierda cientos de euros y tenga que devolver las cantidades cobradas.

El concejal de Personal informó a los sindicatos de la existencia y contenido de este recurso la semana pasada. No ha sentado bien. La junta de personal tiene previsto celebrar un pleno hoy. CC OO, que no apoyó la RPT vigente, anuncia que pedirá la dimisión de Valledor como su presidente, al entender que su recurso «supone un grave riesgo para un porcentaje importante de las retribuciones». «Todos conocemos la regulación de la productividad en el ordenamiento legal, cómo se retribuye para muchos puestos de trabajo, y podemos temer la interpretación y el dictamen que puede hacer un juez al respecto». Hay mucho miedo.