El Comercio

Los vecinos frustran un intento de robo en un piso de Marqués de Teverga

  • La pasada semana los residentes del inmueble escucharon unos ruidos y al arcercarse ahuyentaron a los ladrones

Una vivienda de la calle Marqués de Teverga sufrió la pasada semana un intento de robo mientras sus propietarios se encontraban fuera de la ciudad disfrutando de sus vacaciones. Fueron unos vecinos quienes frustraron las intenciones de los ladrones, según explicaron testigos del suceso. Al escuchar ruidos, se acercaron a la planta donde se estaba produciendo el intento de asalto, una de las más elevadas del edificio, y observaron como alguien huía. Eran, suponen los residentes, los ladrones que habían roto parte del bombín.

La Policía Nacional tiene constancia de esta tentativa. Recibieron el aviso por esas muescas que presentaba el bombín, cuyos propietarios ya han cambiado. No obstante desde la Policía Nacional aseguran que no se han registrado en las pasadas semanas más incidentes que el de la calle Viseu, en Ciudad Naranco. Allí, algunos ladrones intentaron acceder a una vivienda usando el método bumping. Los supuestos ladrones picaron insistentemente al telefonillo de la vivienda. No recibieron respuesta y subieron. Cuando abrieron la puerta, sin embargo, se encontraron con que había gente en la casa y huyeron a la carrera.

Por el 'modus operandi' podría pensarse que los ladrones utilizaron el método del 'bumping', que sembró la alarma este verano en la ciudad. Sin embargo, la Policía Nacional, que se ha hecho cargo de la investigación, no ha descartado otras posibilidades, porque podría darse el caso de que hubiesen utilizado la propia llave o una copia de las de la vivienda.

Oleada de robos

A finales de agosto, la Policía anunció la detención de tres ciudadanos de origen rumano por el robo de una vivienda de la avenida de Las Segadas. Habían empleado el método del 'bumping', que consiste en emplear una llave maestra de una marca de cerraduras para, una vez introducido el llavín, hacer saltar el mecanismo con un mazazo. Los agentes, tras sorprender a estos individuos con algunos efectos robados y herramientas, anunciaron que tratarían de probar su vinculación con la oleada de robos por este método que alarmó a la ciudad durante todo el verano con más de 30 viviendas asaltadas. Los asaltos llevaron a muchas comunidades de propietarios a optar por cambiar las cerraduras por otras marcas.

Las certezas son pocas en cualquier caso. Aunque el número de incidentes cayó tras las detenciones, han seguido produciéndose robos por este método en la ciudad y en otros puntos de Asturias durante las últimas semanas. En lo que va de año, en la región se ha detenido a otras quince personas, pertenecientes a al menos cuatro grupos delictivos dedicados a este tipo de robos.

El 'sistema' requiere usar un pretexto para acceder a los portales que tengan esta marca de cerraduras. Una vez dentro, se marcan los pisos con unos plásticos transparentes para comprobar, unos días después, cuáles están vacíos. Una vez discriminados, se vuelve para forzar las cerraduras y entrar en los pisos. Una operación que requiere apenas un golpe y unos segundos.