El Comercio

González descarta despedir a los trabajadores de la perrera

«Se va a subrograr a los trabajadores de la perrera». Con esta contundencia se mostró ayer la concejala de Educación y Deportes, Mercedes González en respuesta a la petición de los animalistas de despedir a la plantilla tras el supuesto de sacrificio de gatos en la perrera.

Según la edil, el supuesto sacrificio masivo de felinos es «una irresponsabilidad de los gestores» y en consecuencia, los trabajadores no son los culpables. Esta tesis fue secundada por su compañero de partido y de gobierno, Rubén Rosón, quien argumentó que la petición de las asociaciones animalistas es «una ilegalidad».

A pesar de estas declaraciones, la Plataforma Entidades Protección Animal (Pepa) consideró ayer que «unos empleados, que han recibido quejas de diferentes servicios municipales por su falta de profesionalidad, no pueden desempeñar esas labores de atención a seres vivos». Asimismo, criticaron los pliegos de contratación del albergue, les «angustia y mucho» que no se haya incluido «unos mínimos de bienestar de los animales, más allá de la alimentación» y «apenas se fomenta la adopción».

Ante estas críticas, González destacó que durante la elaboración de este documento todas las partes tuvieron varios encuentros en los que se les dejó claro que los empleados iban a seguir y se adaptaría una política de «sacrificio cero y un trato digno, además de respetuoso a los animales». Explicó que el equipo de gobierno está a la «espera del certificado de la clínica veterinaria» y mientras tanto «seguimos tratando de esclarecer los hechos». La plataforma animalista ha anunciado una concentración este domingo que partirá de Uría. A las 12.30.