El Comercio

Condenan a trece años y medio de prisión al acusado de abusar de un niño de 5 años

El procesado, con su letrada, a la salida del juicio.
El procesado, con su letrada, a la salida del juicio. / PABLO LORENZANA
  • La Audiencia impone al joven, de 24 años, la obligación de someterse a un programa de educación sexual. Puede recurrir la sentencia

El juicio fue a puerta cerrada, poco transcendió del caso, salvo que el acusado, un joven de 24 años, se declaró inocente del delito continuado de agresión sexual a un menor. La Sección Segunda de la Audiencia Provincial acaba de condenarle a la pena que le solicitaba el Ministerio Fiscal: trece años y medio de prisión, prohibición de comunicarse con su víctima durante quince años, y libertad vigilada durante seis, con la obligación de someterse a un programada de educación sexual.

Según el fallo, abusó del pequeño durante dos años, desde que este tenía 5 años hasta los 7. Entre 2012 y 2014. En ese periodo, se había desplazado a Oviedo para cursar sus estudios y había alquilado una habitación en la casa del abuelo del menor. Aprovechó que en ocasiones se quedaba al cuidado de su nieto, tanto de día como de noche, para abusar sexualmente del pequeño. Según considera probado la sentencia, el condenado obligó al menor a practicarle felaciones bajo amenazas.

Al relato que el Ministerio Fiscal mantuvo durante las sesiones de la vista oral, se adhirió también la acusación particular, representada por la abogada Ana María González, del Centro de Atención a Víctimas de Agresiones Sexuales y Malos Tratos (Cavasym), que afirmó que el joven abusó durante esos dos años de manera continuada del niño.

Indemnización

La sentencia de la Audiencia Provincial incluye la obligación del condenado de pagar las cosas procesales, incluidas las de la acusación particular, y el pago de una indemnización de 12.000 euros al menor. No obstante, la sentencia no es firme y cabe contra ella recurso de casación.

Durante el juicio, en el que el joven dijo ser inocente, testificaron los familiares de la víctima, que fueron quienes interpusieron la denuncia. Los peritos, que apreciaron en el menor actitudes compatibles con las de una víctima de abusos sexuales, también declararon, en la segunda sesión.