El Comercio

Cae de nuevo una piedra de la fachada de San Isidoro

La iglesia de San Isidoro, ayer, tras el nuevo desprendimiento de una piedra en la fachada.
La iglesia de San Isidoro, ayer, tras el nuevo desprendimiento de una piedra en la fachada. / ALEX PIÑA
  • Los bomberos vuelven a intervenir en la iglesia, sometida a una profunda revisión hace siete meses que obligó a retirar algunos elementos

La historia se repitió ayer al mediodía. De la fachada de la iglesia de San Isidoro cayó una piedra y los bomberos tuvieron que actuar. Ocurrió sobre las doce del mediodía y el personal del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (SEIS) acudió al lugar para retirar el cascote y comprobar que no se producirían de momento más desprendimientos.

Fue hace unos meses, en concreto siete, cuando los técnicos del Ayuntamiento revisaron en profundidad la estructura para retirar aquellos elementos ornamentales próximos a caerse. Sin embargo, el informe que realizaron dictaminaba que el estado del paramento exterior era óptimo, ya que la fachada se conserva en buen estado y no presentaba riesgos de nuevos desprendimientos, aunque sí algunos problemas de arenización, comunes a todos los edificios que se construyeron en Oviedo con este material. Pero esta revisión no sirvió para que ayer no cayese una nueva piedra, al igual que ocurrió hace un año y un mes. Por aquel entonces, una llamada de un ovetense alertó a los bomberos de la caída de cascotes debido a las intensas lluvias que hubo durante los últimos días del verano pasado.

La parroquia de San Isidoro está situada en la plaza de la Constitución. Sin embargo, hace años su sede era otra y se ubicaba en la actual plaza de El Paraguas. Este lugar fue cerrado al culto y transformado posteriormente en tahona de pan. De aquella iglesia solo queda su portada, que actualmente puede ser observada por los turistas en el Campo San Francisco. La obra del edificio que se sitúa frente del Ayuntamiento se realizó en el siglo XVII.