El Comercio

El medallón de Franco fue retirado de la plaza de España tras una denuncia del edil Ricardo Fernández.
El medallón de Franco fue retirado de la plaza de España tras una denuncia del edil Ricardo Fernández. / M. R.

Oviedo retira las distinciones a franquistas para «no seguir honrando a los bárbaros»

  • El PP justifica su abstención porque los títulos concedidos se extinguieron con el fallecimiento de los distinguidos

Ayer era 17 de octubre. Se cumplían justo 80 años de la ruptura del cerco a Oviedo con la llegada de las 'columnas gallegas' al mando del teniente coronel Teijeiro. Las tropas rebeldes entraron en la ciudad desde San Claudio. La calle por la que lo hicieron recibió el nombre del militar gallego y la plaza donde entraron en contacto con los sitiados, el de la Liberación. Son dos de los nombres -el tercero, es el del Capitán Almeida- que el PP borró del callejero tras la entrada en vigor de la Ley de la Memoria Histórica. Lo hizo con poco convencimiento, porque tras la retirada de la estatua del teniente coronel del mismo cruce, el PP junto a Foro votó a favor de la reposición de la efigie, obra de Francisco Asorey, en el mismo punto.

Ayer, 80 años después de la llegada del auxilio a los sublevados, mandados por el Coronel Aranda, el Pleno votó la retirada de los títulos honoríficos concedidos a destacados franquistas por el Ayuntamiento. En concreto, los títulos y distinciones concedidos en su día al generalísimo Francisco Franco Bahamonde (Hijo Adoptivo y Medalla de Oro), al general Juan Yagüe (Huésped de Honor e Hijo Adoptivo), al comandante Gerardo Caballero (Hijo Adoptivo), al coronel Antonio Aranda (Alcalde Honorario), al capitán general José Daniel Lacalle (Medalla de Oro) y al escritor y propagandista Federico García Sanchiz (Hijo Adoptivo).

Solo el PP se abstuvo. Lo hizo con un argumento nuevo, a añadir a los que esgrimió en la comisión: la falta de pluralidad de la comisión designada por el alcalde para adaptarse a la Ley de Memoria Histórica y la supuesta falta del «espíritu de concordia» que recoge la norma. Su portavoz Agustín Iglesias Caunedo alegó que «los reconocimientos están extinguidos. No existen desde que fallecieron, el último Lacalle en 1981». «¿Qué sentido tiene retirar una distinción a quien ya no la tiene?», se preguntó el portavoz del PP.

El sentido se lo encontró el socialista Ricardo Fernández: «Para no seguir honrando a los bárbaros», señaló citando a Miguel Hernández. El concejal sostuvo que para «transmitir un espíritu de concordia, la memoria que ha de ser honrada en una sociedad como esta, no puede ser la de los que esclavizaron, sojuzgaron y acabaron con lo mejor de España».

De fondo, se dibujó el futuro debate sobre los cambios en el callejero, con 25 nombres a retirar. Mientras Caunedo defendía que los vecinos tienen derecho a decidir la denominación de sus vías; Taboada le recordó que la lista de 25 nombres «ya había sido propuesta» en la comisión que montó el PP tras la aprobación de la ley «y ustedes no la cumplieron». «Son de incumplir leyes, como la de Expropiación Forzosa», le espetó al popular al calor de los más de cincuenta millones de euros que tendrá que pagar el Ayuntamiento por enajenaciones forzosas de terrenos mal gestionadas por el PP, a sumar a los 30 ya pagados por Villa Magdalena.

«No nos vamos a dejar arrastrar por el ánimo de revancha y solo buscamos justicia para reparar un daño histórico», sostuvo y atacó al exalcalde y portavoz del grupo del PP, Agustín Iglesias Caunedo, por haber asumido el «discurso de los grupos ultras». «No queremos que haya calles en memoria de los que mataron al rector Alas», resumió la líder de Somos Oviedo.

Haberla derogado

También el portavoz de IU, Roberto Sánchez Ramos, habló de «Pleno histórico» que «inicia un proceso» que «llega con 30 años de retraso a nuestro municipio». 'Rivi' comparó la situación de Oviedo con la de países enteros que lo han superado «hace 60 años», como Italia o Alemania. «El debate está muy claro: la memoria o el olvido», añadió. El concejal defendió que la «memoria honrada significa la decencia democrática».

El portavoz de Ciudadanos, Luis Pacho, defendió que se trata de cumplir la ley. «No entiendo la abstención del PP, si no les gustaba la ley, tuvieron cuatro años de mayoría absoluta para cambiarla», sentenció Pacho.

El día 26 de octubre de 1936, nueve días después de que las columnas gallegas alcanzaran la ciudad sitiada por las tropas leales a la República, el Ayuntamiento hizo Hijo Adoptivo al 'comandantín', Francisco Franco Bahamonde. Hasta ayer.