El Comercio

«Nadie entiende que el tripartito dé la espalda a los Premios», reprocha Caunedo

Uno de los paneles informativos de la Semana de los Premios, instalado en la plaza de Porlier.
Uno de los paneles informativos de la Semana de los Premios, instalado en la plaza de Porlier. / MARIO ROJAS
  • PP y Ciudadanos rechazan otro recorte en la subvención a la Fundación Princesa, ya que es «una inversión» para Oviedo

La propuesta del concejal de Economía y Empleo, Rubén Rosón, de recortar otros 50.000 euros la subvención que recibe la Fundación Princesa de Asturias, no ha sentado nada bien a los partidos de la oposición. En concreto, el portavoz del Partido Popular, Agustín Iglesias Caunedo, destacó que «es una pena que los únicos que no se hayan enterado» de que los Premios son «una inversión en vez de un gasto es el equipo de gobierno de esta ciudad». Es más, con los datos en la mano resaltó que el año pasado los galardones dejaron en la ciudad «6,4 millones de euros». «Es decir, se generaron 6,4 millones de euros de PIB, al que hay que sumar la impresionante campaña de proyección internacional que supone para Oviedo y para nuestra región».

El edil de Ciudadanos, Luis Zarazoga, destacó que «el dinero que se da a los Premios es la mejor inversión de la ciudad, que repercute no solo en llevar nuestra imagen a todo el mundo, sino también en atraer a las más brillantes personalidades internacionales». «Si el concejal de Economía de Estocolmo ataca a los Nobel, mucha gente pensaría que se trata de una nueva novela de Stieg Larsson, titulada 'Los hombres que no amaban a las instituciones'», indicó a través de una nota de prensa.

Por su parte, Caunedo relató que no solo su partido político está orgulloso de estos galardones, sino que «la respuesta de los ovetenses ante todo lo que tenga que ver con este acto es siempre masiva y positiva». Sin ir más lejos, hace un año se creó la Plataforma Cívica en Apoyo a los Premios Princesa de Asturias que recogió más de treinta mil firmas, a través de las mesas que se instalaron en la calle Uría y diversas plataformas de internet. Asimismo, el día de la gala, su promotor, Santiago González-Alverú, organizó una concentración para hacer ver que estos galardones «son los Nobel de la comunidad hispanoamericana y nos convierten en capital internacional de la cultura».

En este sentido, el líder de los populares afirmó que «vivimos en un mundo globalizado en el que Oviedo, como ciudad de servicios y de turismo, tiene que competir y se debe poner en valor estos premios como escaparate al mundo». «Nadie entiende que el tripartito le dé la espalda a un seña de identidad de la ciudad, que es un orgullo para todos y que además genera actividad económica», reprochó. De igual forma, Zaragoza abundó que «hay que ser corto de miras para no ver el valor añadido de estas aportaciones municipales». «Estos días, Oviedo se convierte en la capital mundial de la cultura, gracias a estos galardones. Hoy, la estatua más fotografiada la ciudad es Woody Allen, ¿sabe Rosón por qué?».

Pero estas críticas hacia el trato del equipo de gobierno a los Premios no son nuevas. Hace un año, los dos partidos de la oposición, junto a Foro Oviedo, mostraron su disconformidad, pero el ejecutivo local no les hizo caso y recortó esta cuantía en 50.000 euros, pasando de esta forma de los 350.000 euros anuales a 300.000.

Para Rosón es una buena idea volver a aplicar esta rebaja, pero hay una discrepancia dentro del ejecutivo local. Izquierda Unida quiere eliminar este epígrafe de los impuestos de 2017, aunque si finalmente no lo logran, no será un impedimento para que las tres formaciones firmen las cuentas una vez que estén listas.

A pesar de ello, Rosón aboga por seguir mantener una colaboración con la Fundación Princesa de Asturas, a través de la cesión del Palacio de Congresos para encuentros con los premiados, como el que tuvo lugar el martes con Richard Ford; el Auditorio Príncipe Felipe para la celebración de los ensayos y el concierto; y los equipos audiovisuales para que estos actos sean los más amenos posibles.

Igualmente, aconseja a la Fundación que pida a sus patronos dinero, ya que entre ellos hay «sociedades privadas con más capacidad presupuestaria» que el Consistorio ovetense.