El Comercio

Los técnicos estudian ya las ofertas para la glorieta de Montecerrao

  • Nueve empresas optan a la construcción de la rotonda que demandan los vecinos entre las calles Mieres y Celestino Álvarez

En solo una semana del pasado marzo, una mujer y una niña fueron arrolladas y heridas por un turismo y otros dos coches colisionaron en el mismo cruce, dejando una conductora y un peatón lesionados. La intersección no es otra que la que forman las calle Mieres y Celestino Álvarez, en la unión del barrio de Montecerrao con El Cristo. La asociación de vecinos lleva años pidiendo la reordenación de la zona. Ya está más cerca. Los técnicos estudian ya las propuestas de nueve empresas para construir una glorieta en el cruce, una obra licitada en algo más de 230.000 euros.

El proyecto contempla la construcción de una rotonda de un solo carril sobre el actual y conflictivo cruce. Los técnicos consideran que, con una intensidad diaria de entre 3.500 y 7.000 vehículos y con valores máximos de hora punta de 500 coches por hora, es más que suficiente para absorber el tráfico de la intersección.

A la glorieta, le acompaña una redistribución del tráfico en la zona. La calle Valle no se incorporará a la intersección como actualmente sino hacia la calle Mieres en sentido descendente. El escaso volumen de tráfico de aquella y el hecho de que los conductores pueden hacer el cambio de sentido en la rotonda de Fernando Vela, situada a apenas 300 metros, hacen aconsejable esta solución, que, destaca el proyecto, «refuerza notablemente la seguridad vial». Dentro de la reordenación se permitirá el estacionamiento en la margen derecha de la calle Mieres y se construirá una acera en isleta ajardinada a la altura de la calle Asturcón.

Complicada

Que en este cruce sean frecuentes los accidentes de tráfico, pese a que registra un tráfico moderado como mucho, no es casual. Se trata de un tramo en el que a la intersección entre las calles Mieres y Celestino Álvarez, se le suman en 50 metros, las intersecciones en 'T' de las calles Montecerrao y Valle. La primera, además, entra con mucho ángulo y en la confluencia existe una parada de autobús. A todo, se suman los desniveles o la existencia de estacionamientos de vehículos muy próximos a pasos de cebra que reducen la visibilidad y nuevas complicaciones muy recientes.

Los vecinos denuncian que, desde la apertura del centro deportivo Go Fit, los vehículos aparcan en doble fila en la calle Asturcón cuando el parking del gimnasio está completo. No cuentan, aunque los técnicos si lo hacen en el proyecto, que la existencia de un supermercado en las inmediaciones genera los mismos problemas.

La glorieta y la reordenación deberán estar terminadas en tres meses. La oferta de Alvarezgonzález, de poco más de 155.000 euros, es la más barata, pero los técnicos deberán estudiar el proyecto presentado por cada empresa. Hay cosas que la reordenación no podrá solucionar. Los desniveles del cruce se mantendrán con la rotonda. Es la mejor opción para no afectar a las conducciones de servicios, pero no para la visibilidad.