El Comercio

El colegio Veneranda Manzano.
El colegio Veneranda Manzano. / MARIO ROJAS

El Ayuntamiento autoriza el cierre perimetral del Veneranda Manzano

  • La administración local aportará 45.000 euros y la regional, que se encargará de ejecutar la demandada obra, otros 61.104

Hasta el gobierno municipal lo reconoció ayer en la nota de prensa: «El cierre perimetral del Veneranda Manzano es una reivindicación histórica de la comunidad educativa del centro». Desde que el viento derribó este muro del patio escolar hace ya una década, las familias y la dirección del colegio público lo reclaman con insistencia. Tras varios retrasos, la junta de gobierno dio ayer un paso que se espera definitivo para impulsarlo: autorizó la firma del convenio con el Principado para cofinanciar la actuación.

La Concejalía de Educación aportará 45.000 euros y la Consejería de Educación, 61.104 euros. «Con este trámite el Ayuntamiento ha cumplido la parte que le correspondía, y ahora estará pendiente de que las obras se ejecuten cuanto antes», indicó la responsable municipal del área, Mercedes González. Tras la firma oficial del convenio, corresponderá al Gobierno regional acometer la obra y el Ayuntamiento, avisó ayer, «estará pendiente de que se ejecuten cuanto antes».

Los trabajos demandados en el colegio de San Lázaro siempre han llegado con calma. En 1991 comenzaron las peticiones para que el centro escolar contase con una infraestructura adecuada para la práctica deportiva de los alumnos. Lograron que se cubriera uno de los patios una década después, con un muro protector en una zona muy ventosa. En 2006, se cayó. Las familias no han parado de reclamarlo desde entonces, logrando reunir en una ocasión unas cuatro mil firmas.

Polémica cerrada

La situación sirvió también para generar una riña política este verano. En julio, el gobierno local y el PP cruzaron acusaciones. La edil popular, anterior concejala de Educación, Belén Fernández Acevedo, denunció la paralización del proyecto: «El tripartito sigue ajustando cuentas con el pasado y su única obsesión es paralizar o destruir todo lo hecho y proyectado por el PP», despachó. «La partida municipal para el proyecto ya está consignada y el convenio, que tiene el visto bueno de ambas partes, se hará efectivo esta semana», le respondió la edil de Somos, que negó cualquier frenazo porque fuera planteado por el anterior gobierno local. Finalmente, el gobierno local lo aprobó ayer, según informó en el comunicado.