El Comercio

Cristina Coto lamenta que el Principado esté dejando «morir» a El Cristo desde 2002

Cristina Coto, con Ramón Mijares, durante su participación en el seminario.
Cristina Coto, con Ramón Mijares, durante su participación en el seminario. / M. ROJAS
  • La presidenta de Foro desgrana los principales problemas y retos urbanísticos que debe afrontar Oviedo en el Seminario Gerardo Turiel

«No siempre se aprende de la historia. Hace un siglo tiraron 41 arcos del viaducto de los Pilares. ¿No les recuerda esta situación a la propuesta de derribo de El Cristo?». Con estas palabras, la presidenta de Foro, Cristina Coto, lamentó ayer la situación en la que el Principado ha dejado los antiguos terrenos del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). Y criticó los concursos de participación ciudadana tipo «'Sálvame'» que en reiteradas ocasiones se llevan a cabo «para ganar tiempo».

Cristina Coto, no solo se refirió a este plan, sino que también tiró de hemeroteca, durante la inauguración de la veintidós edición del Seminario Jurídico Gerardo Turiel, que en esta ocasión analiza los retos urbanísticos de Oviedo. Está organizado por el despacho de abogados Mijares con la colaboración de EL COMERCIO.

A lo largo de su parlamento, la diputada regional recordó que «en 2002, el Principado rechazó el dinero que se le ofreció para reformar el hospital» y decidió «construir uno nuevo». «Fue aquí cuando empezó uno de los males, ya que por aquel entonces se sabía que El Cristo se iba a morir» en el momento en que se abriesen la nuevas instalaciones, destacó.

Desde hace dos años, el barrio vive «cierres de locales comerciales, el precio de las viviendas ha bajado y disminuido también las frecuencias de los autobuses urbanos». Igualmente, lamentó que hace un año se presentó un proyecto para aglutinar allí todas las facultades en EL Cristo y el ejecutivo regional aún no se ha pronunciado.

Fábrica de armas

A pesar de este análisis, Coto cree que este no es el único problema que Oviedo tiene que afrontar. Definió la fábrica de armas como un «cráter», ya que en la actualidad no existe ningún plan para aprovechar los «120.000 metros cuadrados de parcela que están abandonados». Asimismo, se quejó del estado de conservación de la factoría de gas y de la situación actual de la antigua industria de la loza, prácticamente destruida.

Por otro lado, indicó que otro de los grandes retos da la capital del Principado es solucionar el problema de «la movilidad» y la entrada a la ciudad por la A-66. «Se debe resolver el daño que se está haciendo a la iglesia de San Julián de los Prados y los problemas de aparcamientos».

Coto habló de futuro sin olvidar que «los ovetenses de hoy recogemos esa herencia del pasado, con regalos envenenados por un grandonismo fantoche», y citó los casos de Villa Magdalena o la 'operación de los Palacios', a la par que echó de menos la construcción de la Ronda Norte.

Las conferencias de estas jornadas continuarán el próximo viernes con la intervención del concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Oviedo, Ignacio Fernández del Páramo.