El Comercio

Ser celíaco y comer en algunos restaurantes

María Fernández telefonea para contar la «odisea» que supone almorzar en algunos restaurantes de la ciudad cuando eres celíaco. «Hace seis meses, el médico me prohibió comer gluten y lactosa. Al principio, no comía fuera de casa, pero poco a poco me fui animando. Ayer, sin ir más lejos, mi familia y yo acudíamos a un restaurante de la calle Gascona y la camarera que nos atendió calificó mi situación como muy complicada. ¿Por qué no se atiende como es debido a los intolerantes a algún alimento?».