El Comercio

El complicado rescate de Xavi

Los bomberos y los cazadores durante el rescate.
Los bomberos y los cazadores durante el rescate. / M. ROJAS
  • Bomberos de Oviedo rescatan al setter de unos cazadores de una sima de unos seis metros de profundidad en el Naranco

Ayer, Xavi tuvo un día bastante perro. Se perdió entre una cotoyal y cayó a una sima de unos seis metros de profundidad y casi inaccesible. La historia terminó bien porque los bomberos de Oviedo lograron bajar a rescatarle pasado el mediodía, aunque no sin dificultades. Los hechos se produjeron en la mañana de ayer cuando una cuadrilla de cazadores de pluma del cercano coto de Llanera salieron con sus perros a tirar a las perdices y los faisanes, según explicaron fuentes del servicio ovetense.

Tal vez atraído por un rastro de jabalí o de otro animal, Xavi, un setter gordon, se introdujo en una espesura de toxos en la ladera norte, cerca de El Pevidal. Los cazadores lo perdieron de vista y el perro cayó a una sima de unos seis metros. «Por fortuna, quedó en una plataforma de unos seis metros cuadrados, porque la cueva seguía para abajo», relató uno de los agentes que participaron en el rescate del animal.

Bomberos desplazó una dotación a la zona, que inmediatamente se puso a buscar la mejor entrada a la sima. No fue fácil, apenas unas sendas de jabalí se abrían paso entre la cotoyal. Con ayuda de los descensores del equipo, los funcionarios pudieron bajar hasta la plataforma, enganchar un arnés al aterrorizado perro e izarlo cerca ya de la una y media de la tarde. No pudieron utilizarse cabrestantes ya que no había ningún apoyo.