El Comercio

El Ayuntamiento inicia las pruebas para remunicipalizar el servicio de Recaudación

Parte de los 124 aspirantes a las tres plazas de técnico de administración general momentos antes de acceder al examen.
Parte de los 124 aspirantes a las tres plazas de técnico de administración general momentos antes de acceder al examen. / PABLO LORENZANA
  • El primer examen congregó a 124 aspirantes a tres plazas de técnico de administración general

Remunicipalizar el servicio de Recaudación. Este es el objetivo que el equipo de gobierno se ha marcado de cara al próximo 1 de enero, y que conllevará un ahorro de entre cuatro y cinco millones de euros a las arcas municipales. Que la gestión de las tasas regrese a manos públicas no está siendo fácil, máxime cuando el juzgado de lo Contencioso-Administrativo acaba de admitir a trámite el recurso de la plantilla de la actual contratista, la Auxiliar de Recaudación, contra este proceso. A pesar de ello, el Ayuntamiento sigue adelante. Ayer fue el primer examen para cubrir tres plazas de técnico de administración general. Se presentaron 124 aspirantes.

Ante la puerta del Palacio de Exposiciones y Congresos de Oviedo se congregaron, a las tres de la tarde, los candidatos. Fue la primera de las cuatro pruebas teóricas, que se prolongarán hasta el jueves, para ocupar un total de 29 puestos de funcionario interino del Servicio de Recaudación Municipal. A ellas aspiran 1.671 personas, contando con las 124 que se presentaron al primer examen. «Me voy a presentar a las cuatro pruebas teóricas», avanzó Manuel Valenzuela. Carbayón y de 33 años, lleva desde 2013 trabajando como abogado en el Turno de Oficio. «Soy autónomo y vengo para acceder a un puesto de interino, me parece importante y además ganaría más de lo que ahora cobro como abogado», apostilló.

De un poco más lejos llegó Patricia Moliner. De Valencia. Lleva un año viviendo en Oviedo «y esta me parece una gran oportunidad. Tengo buenas expectativas», afirmó justo antes de acceder al interior del Palacio de Congresos para demostrar que de algo le ha servido estudiar los 41 temas que componían el grueso de esta primera prueba. «Es un temario amplio, como en cualquier oposición», concluyó Moliner.

No compartió opinión otra de las personas que ayer se presentaron a la prueba teórica. Prefirió mantenerse en el anonimato porque lleva tres décadas como funcionaria municipal. «Me presento al examen a modo de protesta. Creo que estas pruebas están hechas a medida para el personal que actualmente trabaja en el Servicio de Recaudación», aseveró. A esa afirmación respondió una joven que trabaja actualmente para la Auxiliar de Recaudación y que ve que puede perder su trabajo en los próximos días. «Para nada está hecho a medida. De hecho, a nosotros nos dan la mitad de puntuación que a los funcionarios», se justificó. «Es que este servicio debería de ser público», defendió David González. Tiene 25 años y trabaja en el Servicio de Tesorería del Ayuntamiento de Gijón: «No es normal que una empresa privada maneje datos privados de toda una ciudad», apuntó.

Los nervios del inicio se disiparon nada más finalizar el examen. Algunos candidatos señalaron que el nivel de las preguntas fue «alto». En total, medio centenar de cuestiones tipo test con contenidos «muy especializados», definió Manuel Valenzuela.

Con el examen hecho, lo que no teme la mayoría es que se tumbe el proceso si prospera el recurso de la actual plantilla: «No pasaría nada. Eso que llevamos estudiado».