El Comercio

El presidente de la Fundación Civio, David Cabo.
El presidente de la Fundación Civio, David Cabo. / PABLO LORENZANA

«Los funcionarios no están acostumbrados a la transparencia»

  • «En los procesos de participación ciudadana costará arrancar, se harán cosas mal y espero que estos problemas sean resueltos»

  • David Cabo Presidente de la Fundación Civio

David Cabo es presidente de la Fudación Civio. Esta organización estuvo luchando durante años por la Ley (estatal) de Transparencia y ahora quiere eliminar el cliché de que es más importante el continente que el contenido. Ayer, participó en el Auditorio en la jornada sobre 'La transparencia en los Ayuntamientos'. Estaba dirigida a funcionarios.

Ha hablado de transparencia efectiva, ¿cómo se consigue este objetivo?

Es una pregunta muy difícil. Nosotros creemos que el proceso de solicitud de datos debe de ser sencillo y que la información que se publique sea entendible. No sirve de nada subir archivos a porrón, si luego la gente es incapaz de entenderlo. Los ciudadanos y los funcionarios no están acostumbrados a esta forma de trabajar.

¿Por qué?

Por falta de costumbre. Durante decenas de años, los trabajadores públicos solo rendían cuentas a su jefe. El hecho de que alguien venga desde fuera y te diga que quiere ver el listado o los expedientes de un determinado tema, te puede pillar por sorpresa. Nosotros estuvimos años haciendo lobby y activismo para que aprobasen la Ley de Transparencia y cuando se hizo explicamos que esta normativa existe en otros países como Suecia desde hace dos siglos.

¿Sigue estando vigente la mentalidad de que la transparencia es una web y publicar la agenda de los concejales?

Sí. Yo creo que este es uno de los estereotipos que hay. Nosotros luchamos mucho contra la idea del 'portalismo', cuando en realidad la web es lo de menos. Se confunde el continente con el contenido y en algunas ocasiones hay un portal muy lustroso, pero luego no tienes la información relevante. Otro de los clichés es que esto de la transparencia se basa en el dinero y esto es solo una parte pequeña. Lo importante es que los procesos sean abiertos.

¿Qué falta para que las administraciones sean accesibles ?

Se habla mucho de la participación de las personas y hay procesos que son muy técnicos. Hay actores especializados que saben mucho de un tema y quieren participar. Ejemplo de ello es que si haces una ley sobre extranjería tienes que escuchar a las ONG que están trabajando con ellos. A nivel local puede que haya participación del ciudadano de a pie y en otros ámbitos darán su opinión las asociaciones implicadas.

En Oviedo hay en marcha tres procesos de participación ciudadana, ¿se saturarán los ovetenses?

Veremos lo que pasa. Pero es verdad que cuesta arrancar y si nunca has hecho este tipo de cosas, la gente por desconfianza puede decir 'para qué voy a proponer si luego no sé si va en serio'. Costará empezar, se harán cosas mal y espero que sean resueltas.