El Comercio

«Javier Fernández fue a hacer a Madrid lo que intentó hacer en Oviedo», dice Taboada

Ana Taboada, durante la presentación de las jornadas 'La transparencia en los ayuntamientos'.
Ana Taboada, durante la presentación de las jornadas 'La transparencia en los ayuntamientos'. / PABLO LORENZANA
  • Somos e IU apuestan por mantener el acuerdo de gobierno con los socialistas, pese al giro hacia la abstención frente a Mariano Rajoy

El cambio de criterio del PSOE para favorecer la investidura de Mariano Rajoy como presidente no pasará factura al gobierno local. Somos e IU descartaron ayer romper el pacto que aupó a Wenceslao López como alcalde, al frente de un gobierno tripartito. Hubo críticas, eso sí. Ana Taboada, la líder de Somos Oviedo y vicealcaldesa, aseguró que «Javier Fernández fue a hacer a Madrid lo que intentó hacer en Oviedo, que es entregar el gobierno al PP». Lo dijo ayer para recordar que el 13 de junio del año pasado, el presidente autonómico y secretario general del PSOE anunció que «en Gijón se ha decidido el gobierno de las dos ciudades». La marca de Podemos en la villa de Jovellanos, Xixón Sí Puede, había rechazado apoyar al candidato socialista a la Alcaldía. «Indignado», Fernández convocó al comité autonómico del partido en La Gruta con el único propósito de impedir que los cinco concejales socialistas de Oviedo apoyasen a Ana Taboada como alcaldesa.

El secretario general de la AMSO y candidato socialista, Wenceslao López, acudió dispuesto a defender sus razones. No se sabe si alguien le escuchó. Solo que, por 159 votos a 15, el comité ordenó a López que no se presentase como candidato, lo que habría dejado la Alcaldía en manos de Agustín Iglesias Caunedo, si no fuera por la decisión de Somos de apoyar por sorpresa a López. Taboada calificó ayer de «preocupante» el papel jugado por Fernández en el giro de posición de los socialistas en favor del PP: «Nosotros hemos demostrado que somos un gobierno que resiste y plural. No hay injerencia por parte de la FSA yde las políticas del PP en nuestro concejo, vamos a seguir adelante con el gobierno», sostuvo Taboada.

«Fuera del ámbito local»

Para Izquierda Unida, el giro de los socialistas en Madrid «puede tener consecuencias en autonomías o en el Congreso, pero no a nivel local, queda fuera de su ámbito», defendió el concejal de Cultura, Roberto Sánchez Ramos. El edil defendió el acuerdo alcanzado entre los tres partidos para arrebatar la Alcaldía al PP y revertir sus políticas de los «24 años anteriores».

Al Grupo Municipal Socialista, señaló, no le va a afectar en absoluto el acuerdo del comité federal «porque el pacto que alcanzamos es precisamente contra las políticas del PP».

A varios de los presidentes autonómicos del PSOE -de Baleares a Castilla-La Mancha o Aragón- el giro del comité federal amenaza con dejarles sin el apoyo que les prestan Podemos o IU en sus comunidades. Hay tanto ruido como para que ocho barones hayan pedido libertad de voto en las sesiones de investidura; ni más ni menos que permiso para desobedecer un mandato de la dirección del partido. Sin embargo, Wenceslao López, al que aún hace dos semanas sus socios sometieron a un amago de crisis, ayer pudo respirar tranquilo. Al menos, de momento.