El Comercio

Los padres del Nazaret denuncian la supresión de un aula de Infantil

  • Los progenitores aseguran que el Principado forzó la reubicación de tres niños de tres años para impedir la apertura de otra aula

Veinticinco niños de Primero de Infantil (tres años) del colegio Nazaret tienen una sola profesora. Hasta ahí, una situación normal y legal. Lo que no lo es, según denuncian los padres de los alumnos en una carta abierta, es que la Consejería de Educación se negara a atender las demandas de una segunda aula. Aseveran que las autoridades forzaron la reubicación en otros centros de tres niños que se habían matriculado en el plazo establecido, impidiendo así que el curso de Primero de Infantil del Nazaret contase con dos clases, «sin otra razón, esgrimida por los responsables de la Comisión de Escolarización, que la ciega y fría imposibilidad informática del programa Sauce, ya que el sistema daba como finalmente resuelto lo que hasta la fecha estaba solo propuesto».

José Manuel Cueto es uno de los padres que suscribe la misiva. Explica que muchos de los niños proceden de otros países y que dos de ellos tienen necesidades educativas especiales, por lo que la maestra se desvive para atenderlos.

Cueto carga duramente contra el consejero de Educación, Genaro Alonso, y considera que los niños están viviendo una situación «fuera de todo lugar en pleno siglo XXI». Su hija, concretamente, «iba a la guardería sin problema y desde que empezó el curso va todos los días llorando, no quiere ir al colegio». La Dirección del colegio tiene el asunto en manos de abogados y va a presentar el recurso administrativo pertinente, anticipó.

En el comunicado en el que aseguran tener el respaldo de toda la comunidad educativa del centro (concertado y perteneciente a la Orden de las Hijas de María, Madre de la Iglesia), los padres del Nazaret relatan cómo sus cartas y protestas presenciales fueron ignoradas por la Consejería, hasta recibir el pasado 7 de octubre la decisión final.

Fuentes de la Consejería de Educación consultadas por este diario defendieron que la demanda de los padres del centro Nazaret no ha lugar: «La consejería no cierra ninguna unidad, autoriza en función de los alumnos. El colegio solo cuenta con estudiantes para una unidad, porque la ratio de alumnos por profesor es de 25. El centro presentó alegaciones y ya se le contestó».