El Comercio

Oviedo lleva un año sin hacer públicos los estados de ejecución presupuestaria

  • La Concejalía de Transparencia avanza que lo harán hoy y achaca el problema a la falta de personal y de coordinación

La Ley de Transparencia y Buen Gobierno lleva un año regular en Oviedo. El mismo tiempo que lleva el Ayuntamiento sin publicar la información sobre ejecución presupuestaria, una de las obligaciones que recoge la norma aprobada en 2013. La página web municipal y el portal de transparencia se han quedado anclados en el tercer trimestre del presupuesto de 2015. Fuentes de la Concejalía de Participación, reconocieron ayer el hecho, pero anunciaron, tras la demanda de información de este diario, que la publicación de los datos se hará de forma inmediata, «posiblemente mañana», por hoy.

Sobre las razones por las que no se ha cumplido hasta ahora con la publicación de los datos, las mismas fuentes aseguraron que los correspondientes estados de ejecución presupuestaria «están aprobados, pero que su publicación» en la web municipal y en el portal de transparencia son responsabilidad de Modernización, competencia que se reservó el alcalde, y su contratista, Asac Comunicaciones.

En realidad, todo es más sencillo. Incluso en un Ayuntamiento que no sabe expropiar o que tarde «seis meses en dar una licencia», como dijo el alcalde, los dineros, la contabilidad, se llevan al día. Los datos están actualizados y solo es necesario descargarlos en un documento y subirlos a la web.

Las mismas fuentes hicieron hincapié de nuevo en la falta de personal del área, con tan solo tres trabajadores para las concejalías de Participación Ciudadana, que gestiona, por ejemplo, los distritos y transparencia. También, que el director general del Interior, que tiene una adscripción provisional al área de Taboada, está absorbido y dedicado a tiempo completo a las últimas fases de la negociación de la modificación de la Relación de Puestos de Trabajo.

Sea cual sea la razón, la primera vez que el Ayuntamiento tiene una Concejalía de Transparencia, esta empieza a fallar. «Hay cuellos de botella inexplicables, cosas que antes funcionaban con normalidad y ahora, con las mismas personas no se hacen», señaló este portavoz.

La propia Ana Taboada aludió esta semana, durante la presentación de las jornadas sobre transparencia, a la falta de personal y casi agradeció que apenas se reciban solicitudes de información, ya que casi no hay trabajadores que puedan gestionarlas.

Los 100 puntos

En 2012, el Ayuntamiento adaptó sus procesos y sus publicaciones en la web a los requisitos de Transparencia Internacional, lo que le valió cien puntos y un primer puesto compartido en el índice bianual que publica la organización. Dos años después, repitió, pero, desde entonces, algunas de las cuestiones que valora la organización han sido descuidadas. No se publican nuevas sentencias judiciales desde 2014; los informes trimestrales de morosidad se publican, pero no se actualizan en otros apartados de la web o el estado, y evolución de la deuda municipal, que lleva sin renovarse desde 2013. Extraño, porque se publica en la cuenta general y en la liquidación de cada ejercicio para quien sepa buscarlos.