El Comercio

El alcalde saluda al rey antes de la celebración de los Premios Princesa de Asturias.
El alcalde saluda al rey antes de la celebración de los Premios Princesa de Asturias. / EFE

Wenceslao López: «Por supuesto que defenderé mantener la ayuda a los Premios»

  • El alcalde afirma que es «una inversión muy importante», pero Somos quiere recortar esta ayuda e IU eliminarla

Los concejales socialistas en el Ayuntamiento de Oviedo aún no habían dado su opinión sobre la posible rebaja en otros 50.000 euros de la subvención que recibe la Fundación Princesa de Asturias por parte del Ayuntamiento, tal y como avanzó Rubén Rosón hace hoy una semana. Ayer, con la edición de los Premios de 2016 ya en el recuerdo, el alcalde, Wenceslao López, dejó claro su apoyo: «Por supuesto que defenderé estos galardones, son una inversión muy importante para la ciudad» y todo lo que se da, «se recupera», declaró. Lo hizo durante una visita al colegio Santo Ángel de la Guarda.

Resaltó, además, que la imagen que se proyecta de la ciudad internacionalmente es más que positiva. «Siempre lo he dicho, no hay publicidad más barata que esa para Oviedo y para Asturias», aseguró.

Una postura que difiere de la mostrada por sus socios de gobierno hace unos días y casa con la de los partidos de la oposición. Y es que desde Somos creen que lo mejor es eliminar esta subvención de forma progresiva. Es decir, si la ayuda fue este año de 300.000 euros, que en 2017 sea de 250.000 euros. Una buena fórmula para acabar suprimiendo la ayuda, en palabras del portavoz de Xixón Sí Puede en el Consistorio gijonés, Mario Suárez, quien durante la protesta que hubo el viernes en la plaza de La Escandalera mientras se celebraban los Premios puntualizó que «el Ayuntamiento no debería de dar dinero a una fundación» compuesta por unos patronos que «aparecen en los papeles de Panamá y representan a la casta».

Por su parte, la portavoz de Izquierda Unida, Cristina Pontón, ve «inadecuado financiar a una institución que sustenta a la corona» y que aloja a sus premiados «en un hotel donde hay terrorismo laboral», espetó en referencia a la situación que está viviendo los trabajadores y despedidos de la Reconquista.

El exalcalde popular, Agustín Iglesias Caunedo, criticó estas posturas. «Los únicos que no se han enterando de que los Premios son una inversión en vez de un gasto es el equipo de gobierno de esta ciudad», y puso encima de la mesa los datos de beneficios que se obtuvieron en 2014, cuando se generaron «6,4 millones de euros de PIB». En este sentido, también se mostró el edil de Ciudadanos, Luis Zaragoza, cuando ironizó con que «si el concejal de Economía de Estocolmo ataca a los Nobel, mucha gente pensaría que se trata de una nueva novela de Stieg Larsson, titulada 'Los hombres que no amaban a las instituciones'».

Desencuentros

Esta discrepancia se debe sumar a la lista de desencuentros habidos entre los tres socios de gobierno que se comenzó a escribir hace un año y medio cuando formaron equipo de gobierno. Sin ir más lejos, a principios de mes Somos e Izquierda enviaron un comunicado, donde instaron al alcalde a luchar por la entrada a Oviedo por la A-66, después de que el proyecto se quedase fuera de los fondos europeos Dusi. Pero esta situación no sentó nada bien al alcalde, y convocó una rueda de prensa para criticar la falta de «rigor y responsabilidad» de sus socios de ejecutivo, que le instaban a cumplir sus «acuerdos de gobierno».