El Comercio

«La alimentación puede ser la causante de uno de cada tres tumores»

El doctor Luis Olay visitará hoy el Centro Asturiano.
El doctor Luis Olay visitará hoy el Centro Asturiano. / PALOMA UCHA
  • El oncólogo visita esta tarde el Centro Asturiano para hablar sobre el cáncer, sus riesgos, la prevención y los avances

  • Luis Olay Gayoso Jefe de Oncología Radioterápica del HUCA

El jefe de Oncología Radioterápica del HUCA, Luis Olay Gayoso, hablará hoy de lo que más sabe: del cáncer, sus factores de riesgo y su prevención. También de toda esa esperanza que los investigadores aportan día a día. Lo hará en ese tono didáctico y amable que le caracteriza en la sala polivalente del Centro Asturiano, a las 20 horas.

¿Qué puede hacer cualquier persona para prevenir el cáncer?

La palabra prevención siempre suena muy bien y cada vez mejor en medicina. La prevención primaria, antes de que exista el mal, puede hacerla claramente cualquier persona. Se trata de tener hábitos saludables. Evitar el tabaco y el alcohol, la exposición solar, las comidas grasas y controlar el peso. Llevar un estilo de vida saludable evita que la lesión pueda aparecer a medio y largo plazo.

Y también está la detección precoz...

Exacto, está la detección preventiva. La lesión ya está, pero gracias a la prevención precoz se puede detectar en un estadio muy temprano de la enfermedad, con lo que el porcentaje de recuperación es mucho más alto y más avanzado. Son casos claros como el cáncer de mama, con las mamografías; de colón, con la prueba de detección de sangre de haces; de cuello de útero, con citologías periódicas; y el cáncer de próstata.

¿Influye la alimentación?

Desde luego. La alimentación puede ser causante de uno de cada tres tumores. Las frutas y verduras son protectores, son ricas en sustancias que evitan la degeneración celular y favorecen el tipo de muerte celular programada. La dieta mediterránea ayuda a prevenir muchos tumores.

La OMS advirtió del cáncer que podía provocar el consumo de carne...

Depende de la carne. Hay carne con muy poca grasa como el conejo o el pavo y otras muy grasas, como el cerdo y el cordero, que suponen una ingesta calórica excesiva y una ingesta de grasa excesiva. Los tumores digestivos más frecuentes son los de colon, porque la carne supone una digestión más difícil. El bolo fecal está más tiempo en el intestino.

¿Qué hay de otros alimentos calificados como 'anticáncer' como la cúrcuma? ¿Es una moda?

Siempre hay modas, pero hay plantas de pigmento verde como el brócoli que son antioxidantes, y también la cúrcuma, que crean un entorno celular que es el microambiente de la célula. Eso no quiere decir que vaya a curar una lesión ni va a hacer que retroceda, pero sí cuentan en el microambiente sobre la evolución. El problema es que faltan estudios científicos de peso. En Japón el cáncer de estómago es muy frecuente y el de colon muy poco frecuente. Pero en una o dos generaciones de ciudadanos eso cambia; es decir, el estilo de vida y el ambiente que rodea a una familia hace que se igualen los riesgos. Hay muchos factores intrínsecos, genéticos, pero la mayoría de lesiones se producen por factores externos: sustancias químicas, alimentación y mutaciones por virus y bacterias.

¿Qué es lo que la gente no sabe de una enfermedad tan extendida?

Lo que falta es mentalizarse. Este año se publicó un artículo en el que se muestra que, a menor conocimiento de la población, peor es la supervivencia. Es importantísimo mentalizar y establecer campañas de sensibilización de la población.

¿Cómo han avanzado las terapias?

Gracias a las campañas los tumores se diagnostican en estadios más tempranos y las cirugías son menos agresivas, lo mismo en el área de quimioterapia se usan terapias dirigidas. Primero se pone el nombre y los dos apellidos del tumor y luego usamos una terapia dirigida. Tenemos armas cada vez más eficaces y cada vez menos agresivas.

¿Queda mucho camino?

Por supuesto. Cada vez los robots se desarrollan más para cirugías personalizadas de precisión que preservan los tejidos sanos circundantes. Son bisturís que trabajan a la décima de milímetro. Todos los días hay científicos que desarrollan nuevos fármacos que permiten tratar con más especificidad la célula.

Avanza todo menos la inversión en investigación...

La inversión en investigación es menor de la que quisiéramos. Es evidente que en España falta inversión. Asturias tiene una dicotomía: tiene a muchos de los mejores científicos de España pero el presupuesto de investigación es de los más bajos del país. Falta inversión en investigación, España podría ser pionera.