El Comercio

La Catedral amplía las visitas a la torre para terminar con la lista de espera

La Catedral amplía las visitas a la torre para terminar con la lista de espera
  • Da la oportunidad de apuntarse a las actividades programadas para otoño-invierno vía internet, e informará del estado de la reserva

Entre 2014 y 2015, casi doscientos ovetenses ascendieron los 70 metros que mide la torre gótica de la Catedral. Disfrutaron como Fermín de Pas, en 'La Regenta', de una panorámica privilegiada de Oviedo. Fueron unos privilegiados, pero otros 59 se quedaron en lista de espera. Para que no se repita esta situación, la Catedral ha decidido ampliar las visitas para abonados de uno a dos meses.

«Sale la gente muy contenta y es la actividad que tiene más público, por eso lo ampliamos a dos meses. Si no, sigue habiendo cola», explica el deán, Benito Gallego. De cada vez solo pueden subir una quincena de personas y el guía. Ni uno más, debido a la angostura de la escalera. En total, esta temporada habrá 150 plazas. «Aconsejo usar buen calzado y que no sea gente muy mayor o con vértigo», añade Gallego.

La ampliación de las visitas coincide con una renovación en la manera de obtener el abono anual para acceder de manera ilimitada al conjunto catedralicio. Los interesados deben rellenar un formulario en la recepción del templo y abonar en metálico ocho euros. Después, tendrán que registrarse en la renovada página web (sanctaovetensis.com) que entrará en funcionamiento hoy, indicando su correo electrónico. A continuación, pasada una semana, podrán recoger la tarjeta de abonado en la Catedral.

«Es un sistema muy recomendable para los que viven en Oviedo o cerca, tienen entrada libre para ver la Catedral con espacio y profundidad y pueden participar en las actividades», informa Gallego. Además de la nave del templo, recuerda, se pueden visitar el Museo de las Reliquias y la Cámara Santa, y aprender de la mano de especialistas todo lo relacionado a las sepulturas, retablos u orfebrería del templo.

Además de la subida a la torre, habrá otros tres eventos especiales. En noviembre, Agustín Hevia, el archivero de la Catedral, instruirá a los interesados sobre cómo era la vida en San Salvador a través de sus documentos. En febrero habrá una charla sobre las reliquias que alberga, a cargo del canónigo José Luis González. Para finalizar, en marzo, los aficionados al arte funerario podrán asistir al recorrido que hará el sacerdote José María Hevia.

El abono da derecho a participar en todas las actividades especiales programadas para este curso 2016-2017. Los asistentes deben apuntarse a través de la web con una antelación de entre dos y diez días. Al poco tiempo, podrán consultar en el propio portal si su petición ha sido confirmada o se queda en lista de espera. En el caso de la subida a la torre, por su gran demanda, tendrán preferencia los abonados en lista de espera, después accederán aquellos que nunca hayan ascendido y en último lugar quienes deseen repetir.

Según datos del Arzobispado, el año pasado adquirieron esta entrada anual 2.000 personas. En lo que va de año, los abonados son 1.932.