El Comercio

Gonzalo Rubio, con las nuevas firmas.
Gonzalo Rubio, con las nuevas firmas. / MARIO ROJAS

7.600 firmas para mejorar el zoo

  • Los propietarios de El Bosque exigen al Ayuntamiento el ensanche de la carretera de entrada para evitar accidentes

El pasado mes de junio los propietarios del núcleo zoológico El Bosque entregaron en el registro municipal 5.600 firmas de apoyo para exigir al Ayuntamiento que acometa la mejora de la carretera de acceso a las instalaciones. El motivo no es otro que el aumento de visitas que año tras año recibe este recinto. «La carretera es muy estrecha, tanto que es muy difícil que puedan cruzarse dos coches», explicó Gonzalo Rubio, propietario del zoo. La cosa se complica cuando hay vistas escolares: «Un autocar grande no entra, los niños pequeños tienen que caminar ochocientos metros de carretera», especificó.

Ante el silencio administrativo los responsables del zoo continuaron con la campaña de recogida de firmas. Ayer sumaron otras 2.000. El destinatario no ha cambiado y las quejas tampoco. «Reivindicamos que al ser únicos en la capital del Principado, por ser una instalación medioambiental, educativa, divulgativa y de conservación de las especies arreglen el acceso», reiteró Rubio.

La única propuesta que recibieron se cayó por su propio peso. «Nos dieron una propuesta desfasadísima de más de 200.000 euros para acometer la mejora de los accesos y eso es un disparate. No sé si es que hicieron un estudio para crear una autopista o qué, son 600 metros nada más», se lamentó. El propietario aventuró que ese proyecto es tan solo una «excusa» para desentenderse del proyecto, por lo costoso del presupuesto. «Ni siquiera limpian los accesos. La última vez que lo hicieron fue en febrero. Ahora bajas por ahí y hay un montón de maleza que invade la carretera», lamentó.

1.500 euros en señales

La mejora de los accesos no es la única reivindicación. El coste de las señales indicativas del zoo también trae de cabeza a sus propietarios. Actualmente, existen tres paneles: dos en el barrio de San Lázaro y otra en la carretera que va a San Esteban de las Cruces. El problema radica, según Rubio, en el excesivo coste que supone mantener estos indicadores, 508 euros por cada uno, que suman un total de 1.524 euros anuales. «Esta tasa viene de una ordenanza que se aprobó en el año 2013. Señales de este tipo suponen mucho dinero para el Ayuntamiento. Sin embargo, no son publicitarias sino indicativas para que la gente pueda llegar hasta nuestro zoo». Según explicó Gonzalo Rubio, el propio concejal de Economía, Rubén Rosón, calificó que esta ordenanza era un «disparate» que habría que modificar. Los propietarios de El Bosque esperan que el compromiso del Ayuntamiento se haga efectivo.