El Comercio

El PP dice que los cargos de Cinturón Verde no se renovaron por «dejadez»

  • Ayer, su todavía presidente, Gerardo Antuña, afirmó que la dimisión de los concejales populares fue «presentada hace mucho tiempo», pero por «una dejadez de funciones del nuevo equipo de gobierno no se renovaron los puestos»

Cinturón Verde tiene las horas contadas. La sociedad que se creó en los años noventa para eliminar las vías del tren, se disolverá hoy en el consejo que tendrá lugar esta mañana. El primer punto de la orden del día es aprobar las dimisiones de los cuatro liquidadores del Partido Popular y acto seguido se renovarán los cargos. Pero se da la paradoja de que solo ocuparán este puesto durante unos minutos, ya que otro de los puntos es su liquidación. También se tratarán las cuentas.

Ayer, su todavía presidente, Gerardo Antuña, afirmó que la dimisión de los concejales populares fue «presentada hace mucho tiempo», pero por «una dejadez de funciones del nuevo equipo de gobierno no se renovaron los puestos». Además, destacó que lo más normal hubiese sido que Rubén Rosón fuese el líder desde el momento que fue nombrado concejal de Economía y Empleo.

La convocatoria de esta reunión se acordó la semana pasada, cuando se produjo un encuentro entre los ediles del principal partido de la oposición y el alcalde, Wenceslao López. Esta buena sintonía no se alcanzó por el verano, cuando el regidor ovetense «nos envió una cita notarial» para su convocatoria.

A pesar de esta situación, la decisión de liquidar la sociedad no es nueva. Los trámites los aprobó el gobierno liderado por Agustín Iglesias Caunedo en 2013, cuando el Ayuntamiento asumió los 33 millones de euros de la deuda de la sociedad y que durante una década se negó a reconocer como propia,

En la actualidad, su único objetivo es vender plazas de garaje, pero su historia es bien larga. En 1991, Feve quería desdoblar parte de sus vías en la ciudad para mejorar sus servicios. El proyecto habría expropiado a decenas de vecinos en Teatinos, pero su protesta llevó al por el entonces alcalde, Antonio Masip, a idear otra salida y acuñar un nombre: «Cinturón Verde». Sin embargo, la constitución de la sociedad se produjo 1992, con Gabino de Lorenzo a la cabeza. En el accionariado, entraron el Ayuntamiento, el Principado, Fomento y Renfe y Feve. El Consistorio se quedará con los 3.400 aparcamientos que están sin vender.