El Comercio

Las inversiones del próximo año rondarán los 13 millones

  • A falta de cerrar el presupuesto, la expropiación de Rodríguez Cabezas consumirán 2,2 millones y otros 1,5 serán para saneamiento

Las reuniones para la aprobación del presupuesto del próximo año continúan. Ayer, los concejales del Ayuntamiento tuvieron un encuentro para cerrar el capítulo de inversiones, pero tras dos horas no lo consiguieron. El concejal de Economía y Empleo, Rubén Rosón, destacó que sobre la mesa «había 60 millones de euros de peticiones y ya se han priorizado unos 16 millones». Sin embargo, la cantidad a invertir debe aún pulirse. Rondará «los trece millones», avanzó.

Hacer frente a las expropiaciones se llevará un buen mordisco de las inversiones. Tan solo para el terreno de Rodríguez Cabezas se destinarán 2,2 millones de euros, mientras que otro medio millón se reservará para los terrenos expropiados de Olivares y 400.000 euros irán a las juntas de compensación.

En 2017, en palabras del edil de Somos, será una prioridad la zona rural, olvidada en los últimos años. El Ayuntamiento destinará «un millón y medio para saneamiento», mientras que el asfaltado de los caminos se llevará un pellizco mucho menor.

Por otra parte, 200.000 euros servirán para terminar la rehabilitación del kiosco del Bombé, en el Campo. Esta obra lleva paralizada desde 2015, después de que la empresa MC Conservación y Restauración S. L. se negase «a realizar el desmontaje de algunos elementos y el montaje de tal estructura». El próximo jueves, el equipo de gobierno tendrá otra oportunidad para cerrar este apartado de las cuentas de 2017. Si lo logran, Rosón no descarta que el viernes haya un acuerdo político y que «a principios de diciembre se realice la aprobación inicial y en enero la definitiva» del presupuesto. De esta forma, el equipo de gobierno conseguiría alcanzar el objetivo marcado por el alcalde, Wenceslao López, de tener cerradas las cuentas el último día del presente año.